Dramática situación en el PSOE

Aunque mi interés por la política es cada vez menor, la situación que se ha generado en los últimos días en el seno del PSOE creo que es interesante de analizar, aunque sea de forma somera, a la espera de los nuevos acontecimientos que seguro se van a producir en las próximas horas.

El PSOE es un partido que ha gobernado España en numerosas ocasiones, y que cuando no lo ha hecho, ha liderado la oposición. Es plenamente constitucionalista, y representa a la izquierda moderada de nuestro país. Sin embargo, desde la dimisión de Zapatero en 2011, y especialmente desde que Pedro Sánchez tomó el mando de la Secretaría General del partido, el PSOE ha ido sufriendo un desgaste cada vez más fuerte que ha desembocado en la guerra interna que se está viviendo estos días.

La crisis económica, tremenda, generó una crispación desmedida en la sociedad española. El resultado político, tras el 15-M, fue Podemos, que encarnó en su momento la respuesta a la precariedad social que se llegó a alcanzar, y que todavía arrastramos. La pugna entre Podemos y PSOE por acaparar la izquierda en España ha protagonizado un cambio en el mapa político, aunque no han sumado, sino que han dividido y repartido el voto de izquierdas entre ambas formaciones, mientras que la derecha ha mantenido posiciones y, de hecho, el PP sigue siendo la fuerza más votada.

A mi entender, el gran problema del PSOE es que ha querido ser un poco Podemos, y un poco PSOE. Ha querido serlo todo, para ganarlo todo. Pero yo creo que Pedro Sánchez ha sido un mal gestor de la situación, porque ha hecho perder la identidad de su partido, y en estos momentos muchos nos preguntamos incluso si sería capaz de pactar con los independentistas. Aunque lo malo no es que me lo pregunte yo, es que se lo preguntan sus propios militantes. Y a los hechos me remito: en cada consulta electoral, nacional o autonómica, el socialismo pierde votos por miles. Lo último, la debacle en las autonómicas gallegas y, sobre todo, en las vascas. Es muy posible que los “barones” del partido tengan la certeza de que unas terceras elecciones pondrían al PSOE al borde no ya del abismo, sino de pasar a ser un partido en caída libre. Quizás por eso las prisas en parar a Sánchez…

La situación es muy grave, la más grave del PSOE en muchísimos años. El enfrentamiento es abierto y sin tapujos. Para más inri, en Castilla La Mancha se anunciaba esta semana la ruptura del acuerdo que mantenían Page y Podemos, y que a la postre le sirvió al socialista para llegar a la Presidencia regional. Esto no hace más que añadir confusión a una situación política incalificable, sin gobierno en la nación, en una situación de bloqueo y con pocos visos de que se pueda llegar a algo en un tiempo razonable. En realidad, razonable ya no se espera casi nada en este país.

Es imprescindible que el PSOE solucione sus problemas internos lo antes posible. En este momento, millones de votantes socialistas moderados se encuentran sin opción. Todos aquellos socialistas que no quieren el comunismo de Podemos o el independentismo del resto de partidos de izquierda, no tienen en este momento una referencia clara, puesto que su partido natural, el PSOE, o parte del mismo, sigue apostando por un gobierno “del cambio” que nadie sabe qué quiere decir, ni con quién.

Estoy seguro que de todo este maremagnum, llegará un nuevo tiempo de sentido común. A pesar de todo, en mi bendita inocencia, aún lo creo. Pienso que el PSOE se recompondrá, porque, además, es necesario en este país. Para eso es necesario un ejercicio importante de coherencia, de identidad propia, de ser capaces de retomar el diálogo…

Ya veremos…


Otros artículos anteriores de referencia (26 – noviembre- 2014):

¿Dónde vas, Pedro Sánchez?


Comparte esto:

Deja un comentario

Administrador de Caudete Digital: Miguel Llorens Tecles

Miguel Llorens creó Caudete Digital en el año 2000. Informático y apasionado de las redes sociales, desde la fundación de este diario local ha mantenido su vocación de informar y su espíritu de servicio público.