Natacha López, luchadora incansable en la carrera de la vida

Natacha López, de 34 años, es una corredora de raza. Quizá no sea la más rápida. Ni tampoco la más joven de Serrano CA, su club, o de las carreras. Pero doblegarla parece imposible. Hace tres meses lo que iba a ser una revisión rutinaria se convirtió en una horrible noticia: dos tumores en su pecho izquierdo. Un terrible pistoletazo de salida a la que va a ser la carrera más dura de su vida. Pero le da igual los cinco mil metros del Circuito, los 42 kilómetros del maratón o las 16 sesiones de quimio que le planificaron. Natacha nunca abandona. No se rinde. Una leona del asfalto que nunca pierde su fuerza… ni su sonrisa.

En alguna ocasión hemos publicado noticias relacionadas con Natacha López. Gran persona, y excelente atleta, está casada con David, hijo del recordado José Serrano Amurrio, y ha participado en varias ocasiones en el Cross Antonio Amorós de Caudete, incluso estando en avanzado estado de gestación. La última noticia publicada en este medio se titulaba “Natacha López venció en la Carrera de la Mujer de Valencia”. A esa carrera acudió un autobús de Caudete, y al final de la prueba que ganó Natacha, se hizo entrega de un cheque solidario con los 100.000 euros que la organización dona a la Asociación Española Contra el Cáncer para la lucha contra el cáncer de mama.  La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá,  fue la encargada de la entrega de ese cheque solidario…

Natacha es, como ella mismo se define, “una popular con rango”. Sin presumir. Una de las muchas atletas incansables. Mujer trabajadora, madre de dos hijos (7 y 4 años) y una de las referencias de Serrano por la pasión con la vive el atletismo. Es, precisamente, el running lo que le está ayudando en esta lucha.

“Al principio todo es traumático, debes hacerte a esa terrible idea. Pero luego te hacen la planificación del tratamiento en oncología y te dicen ‘Tranquila, que vas a ver crecer a tus hijos’… era lo único que me preocupaba. Hace dos o tres meses cuando me dieron la noticia del cáncer de mama no pensé que podría estar corriendo como ahora, incluso haciéndome unas series de 1000 (sonríe). He decidido ir pasando las semanas y conforme se va encontrando mi cuerpo, voy amoldando el entrenamiento”.

Hace tres meses su jornada comenzaba a las 6 AM, para correr antes de que sus hijos se despertasen, llevarlos al colegio y marcharse al trabajar. Ahora, esta maldita palabra de seis letras ha alterado su horario. “La verdad es que estoy más tranquila que nunca. Sin trabajar, haciendo con lo que me gusta, con los críos… Ahora desayuno con ellos, nos vamos al cole y después de dejarlos me voy a correr”. Ahora aprovecha para sacarse el tíutulo de monitora de atletimos

Los lunes es el día del tratamiento. Eso ha convertido en los martes, el día de las series, en una bendición. “Pensaba que después de cada sesión de quimio me iba a dar más bajón. Pero la verdad es que no ha sido mi caso. Ahora recibo una sesión por semana y la concentración es más baja. Apenas tengo efectos secundarios. El mismo día que me dan el tratamiento no corro porque son tres horas enchufada al gotero, pero al día siguiente ya paso de la quimio a hacer series”.

Su plan de entrenamientos ha visto reducidos sus kilómetros e intensidad. Pero sus ganas de correr siguen combatiendo la enfermedad y la agenda semanal que José Garay, su entrenador, le envía cada semana. “José ya sabe que no puede frenarme. Es verdad que hemos suavizado el entrenamiento, pero en ocasiones me escapo un poco. Lo necesito. Me dijo de ir adaptando a cómo me vaya encontrando. Esta semana no tenía series, pero me iba encontrando bien y me puse a hacer series. Si no puedo hacer seis, hago cinco. Si no puedo a un ritmo, más lento. Como todavía estoy compitiendo, dentro mis posibilidades, para acabar el Circuito Divina Pastora de Valencia, necesito el punto de velocidad. Aunque sé que he perdido mucho, necesito sentir esa ‘vidilla’ de salir a una carrera”.

“Me encuentro bien y necesito seguir corriendo para seguir estándolo. Me recomendó el médico comer mucha verdura y hacer deporte… Yo le dije ‘Por eso no te preocupes’… Muscularmente te afecta, así como al sistema circulatorio, pero yo tenía claro que hasta que pudiera iba a correr. Llevo ocho sesiones semanales de doce y luego cuatro ciclos cada 21 días… Me va costando cada vez más, pero ahí vamos. Me estoy resistiendo. Lo único que debes pensar es en recuperarte, seguir viviendo”, añade.

Cuando peleas cada metro, cada segundo más lento duele. “Estaba corriendo a 03:45, e incluso alguna más rápida, y las últimas he pasado a 4:05. Para mí, es bastante. Como en los entrenamientos, me noto más cansada, solo en los rodajes no lo noto, pero sí en el punto de velocidad”, se resigna.

Ha perdido velocidad, pero no pierde la sonrisa. Y ha encontrado el apoyo en su familia y en la familia roja y amarilla de Serrano. “David, mi marido, me ayuda a enfrentarme cada semana a lo que nos llega. Tenía claro que se me iba a caer el pelo, pero hasta que no ten enfrentas a ello cuando sucede y ves como te cae…  Me estaba quedando calva y pensé: ‘No tengo turbantes ni pañuelos ni nada para la cabeza’. Le gente me dice… ‘pues te quedan súper bien’. Claro, yo me veía mucho mejor con pelo (sonríe), pero si tú lo dices’. Decidió cortarse el pelo conmigo para apoyarme”.

Hace pocos meses, Natacha López era la primera en cruzar la meta de la Carrera de la Mujer 2015 en Valencia. Una lucha de muchas mujeres en esa marea rosa que Natacha lideró esa mañana en las calles. Y ahora lo hace cada día.

“Le he dado muchas vueltas a mi cabeza a esa victoria en la Carrera de la Mujer en Valencia. Pensaba qué suerte!…. ojalá no hubiera ganado (risas) Pienso que me ha tocado a mi y no se lo deseo a otra persona. Yo sé que tengo fuerzas para superar esto y no me gustaría que le pasara a otra mujer en lugar de a mí. Es un punto de inflexión en mi vida y lo voy a superar. No barajo otra posibilidad. En ningún momento ha habido otra opción en mi cabeza que no sea superarlo y que vaya todo bien”.

Con dos maratones en sus piernas cerca de las 3 horas, era uno de los objetivos para este 2015. Ahora lo deja aparcado. Es momento de otros retos: “Estuve preparando el Maratón de Valencia hasta que ya vi que era muy duro para mí aguantar los largos. Hasta 15 km aguanto bien, pero más no. Aunque no descarto correr el Medio Maratón de Valencia. Ahora solo disfruto y cuando acaben los circuitos de 2015, que queda poco, si me apetece correr una carrera la haré. Y si no, pues nada. Ahora quiero disfrutar de lo que corro, porque no estoy a nivel de competición”.

“Me siento bien corriendo, no me encuentro peor. Y creo que a cualquier persona, a sus ritmo, le sentaría bien. Quedarse en casa tumbado y el sedentarismo no es mejor. No soy médico, pero sí sé que a mi me viene bien. También corrí embarazada y a la gente no le parecía bien. Ahora con esta enfermedad no me frena nadie”.

De esto estamos seguros. De que seguirá peleando cada metro, también.

Fuente: valenciarunner.com

natacha2


Comparte esto:

Deja un comentario

Administrador de Caudete Digital: Miguel Llorens Tecles

Miguel Llorens creó Caudete Digital en el año 2000. Informático y apasionado de las redes sociales, desde la fundación de este diario local ha mantenido su vocación de informar y su espíritu de servicio público.