2020: ¿Año decisivo para la regulación de criptomonedas en España?

Interesante

La implementación de un marco legal en sinergia con la dinámica compleja y fascinante de las divisas virtuales no ha sido tarea fácil de asumir por un Estado. La naturaleza de las criptomonedas, el uso de robots como Bitcoin Storm para comerciar, entre otras cosas, han supuesto un desafío que se asume lo mejor que se puede. Veamos por qué este año que comienza puede ser decisivo para la regulación de criptoactivos en España.

Breve contexto de las criptomonedas en España

Desde la aparición de las criptomonedas en la nación, e impulsándose en el auge que también experimentaba Forex como mercado extrabursátil, las divisas virtuales han tenido un importante crecimiento desde la aparición de Bitcoin hasta nuestros días, especialmente por la tecnología Blockchain, que ha permitido realizar contratos inteligentes a gran escala, entre muchas otras cosas.

No obstante, personas inescrupulosas se han aprovechado del auge de los criptoactivos para estafar o realizar ofertas de legalidad muy dudosa a inversores poco informados, además de que es imposible pasar por alto el lamentable hecho de que las criptomonedas se han utilizado para financiar las actividades de organizaciones criminales y terroristas, una de ellas es “Estado Islámico”; también, ha servido como plataforma para evadir sanciones por parte de regímenes dictatoriales.

España, como Estado miembro de la Unión Europea, debe apegarse a las políticas orientadas a evitar el blanqueo de capitales y el financiamiento de actividades ilícitas mediante criptomonedas, lo cual nos lleva al siguiente punto.

Directiva AMLD5: ¿cuáles son sus implicaciones?

Esta disposición normativa, con miras ya de ejecutarse en Alemania, permite a los principales bancos vender y almacenar criptodivisas, sin tener que recurrir a intermediarios, lo cual en la práctica, dificultaría considerablemente el acceso a las mismas por parte de grupos al margen de la ley.

También cabe destacar que, de acuerdo con el Grupo de Acción Financiera Internacional, las startups y entidades financieras similares, deben ser capaces de garantizar procedimientos apegados a la ley para ofrecer los distintos tipos de divisas virtuales, según su naturaleza.

Alemania como ejemplo y consecuencias de no ejecutar la transposición a tiempo

En tal sentido, Alemania ya ha adelantado esfuerzos para poder implementar tal directiva en los principales bancos, lo cual es loable, sin embargo, hay que seguir de cerca cómo se desarrollan los acontecimientos en el sistema financiero germano, ya que la tensión entre inversores de criptomonedas y las entidades regulatorias tradicionales a veces encuentra vías complejas de resolución.

En tanto que el carácter interino del Gobierno español puede jugarle en contra a la hora de aplicar la directiva AMDL5 de manera oportuna, lo cual puede acarrear dificultades y hasta sanciones al Estado español, por lo que los próximos días y el año en curso serán decisivos para España respecto a dar el paso definitivo para avanzar en la regulación de criptoactivos.

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta