Adiós al invierno que no llegó

Editoriales

meteoLa predicción nos dice que febrero será un mes cálido en Caudete. No está previsto que haya heladas, al menos en la primera mitad del mes, así que los almendros pueden estar tranquilos. Y sus dueños, todavía más.

El año pasado fue atípico, especialmente el verano, en el que sufrimos temperaturas muy altas que alcanzaron los 44º C y, además, con una ola de calor mantenida que duró muchas semanas. Valencia, por ejemplo, alcanzó temperaturas récord, lo que unido a la humedad provocó muchos problemas de salud.

Pero pasó el verano, llegó el otoño con pocas novedades, y vivimos un invierno sin frío y muy seco en nuestro pueblo. Apenas hemos alcanzado los 0º C, y sólo un día, según los registros, llegamos a tener -1º C.

Todos hablamos del cambio climático, pero es difícil saber si realmente esto tiene algo que ver. Yo diría que no. Nuestra situación geográfica no permite un clima muy extremo, y desde siempre, nuestro pueblo ha sido de altas temperaturas en verano y moderadamente frías en invierno. Es decir, disfrutamos del típico clima mediterráneo, aunque con inviernos más secos de lo habitual para este tipo de clima. Lo de este año es un tanto excepcional, porque no es normal que llueva tan poco y haga tan poco frío, pero tampoco se puede considerar como una anomalía.

Las personas más ancianas recuerdan grandes nevadas, tan grandes que había que echar mano de la pala para poder salir de casa. Da la impresión de un cambio drástico en el clima de Caudete en el último siglo, pero los datos disponibles tampoco lo dejan muy claro. El recuerdo de esas grandes nevadas queda imborrable para quienes las vivieron, pero en realidad no fueron tantas. En los últimos veinte años hemos sufrido un par de nevadas importantes, al menos una de ellas comparable a las de antaño, con temperaturas de hasta -15º C, y días de -10º C o menos se han dado con cierta frecuencia en los inviernos caudetanos hasta fechas recientes, si bien son episodios aislados que no marcan la media general. Aquí, las heladas suelen oscilar entre los -1º C y los -4º C de media.

Lo normal sería que incluso en este mismo año tuviésemos días de frío intenso. Las últimas nevadas de cierta importancia se han producido a finales de febrero, incluso a primeros de marzo. No obstante, la Agencia Estatal de Meteorología ha hecho una predicción estacional para los meses de febrero, marzo y abril, y para Caudete y su comarca se espera una temperatura media superior a la habitual, y una probabilidad de precipitaciones menor a la media para estas fechas. Claro está que hablamos de una predicción, y como tal hay que tomarlo.

El impacto económico de este clima en Caudete no es mucho, ya que la agricultura local no se ve especialmente afectada, salvo cuando se producen tormentas de granizo como las del pasado verano, que sí provocaron daños en cultivos y en bienes (coches, viviendas, etc.). Las oliveras, las viñas o los almendros no precisan de mucha agua, y el resto se ha adaptado en su mayoría al sistema de riego por goteo, por lo que se puede decir que la agricultura caudetana está perfectamente preparada para un clima mediterráneo con oscilaciones como las que sufrimos en la actualidad.

El cambio climático es un hecho, y el impacto global es innegable. Sus consecuencias se perciben, a veces, de forma explosiva, pues un calentamiento de sólo un grado de ciertas zonas del planeta provoca huracanes y tormentas desconocidas hasta la fecha, pero, en general, sus efectos son lentos, aunque inexorables… Por lo tanto, yo creo que lo de este año es excepcional, y que volverán los fríos, las lluvias y hasta las nieves.

Si no este año… el que viene.

Deja una respuesta