Antonio Requena Solera y Antonio Pérez Requena participan en la Exposición ‘Del Paleolítico a Nuestros Días’

Cultura

Antonio Requena Solera y Antonio Pérez Requena participan en la Exposición ‘Del Paleolítico a Nuestros Días. Un diálogo transversal con el arte contemporáneo’, exposición que sirve como presentación de la nueva Asociación de Artistas de Albacete (AAA), a la cual pertenecen.

La exposición, instalada en el Museo Arqueológico de Albacete, se inauguró el pasado 4 de octubre, y estará abierta hasta el día 20 de octubre.

Los artistas caudetanos presentan dos instalaciones, cada una de ellas con connotaciones y contenidos distintos. Antonio Pérez Requena presenta un trabajo que hace referencia a la cerámica como medio indiscutible, el medio más utilizado y con mas presencia en este museo. Tres cilindros de cristal sirven de recipiente para presentar, confrontar y contrastar la cerámica de siglos pasados con las nuevas propuestas y nuevos procesos, todos sumergidos en estratos. Hace referencias al tiempo y a la laboriosa tarea de arqueólogos e historiadores, en busca de esos tesoros encerrados dentro de la Madre Tierra, representada aquí por dichos estratos y por esas piezas que contrastan, y se funden, con las que allí se muestran de antigüedad milenaria.

Antonio Requena Solera ha escogido, como elemento principal, la joya más preciada para un caudetano: la Cierva de Caudete. «Dentro de mis diálogos con el museo y con el arte milenario, y por razones que todo el mundo entenderá, esta pieza me ofrece cercanía, historia, proximidad, intimidad…», nos cuenta Antonio Requena. «Creí, y así fue, que me sería muy fácil dialogar y compenetrarme con ella, ofreciendo y aportando un discurso paralelo, sin dejar de mostrarla como lo que es para mí: la Joya de la Corona. Impresionante, altiva, poderosa, también humilde… Pero siempre un referente y un orgullo para cualquiera que se sienta caudetano. Es un reto que costó madurarlo, pero que conseguí finalmente materializar.»

«Mi presentación tiene que ver mucho con mis formas de hacer en otras disciplinas. Aquel cuadro dentro del cuadro… se materializa aquí con el espacio formado por un cubo de hierro de 2x2x2 metros, donde he encapsulado, he atrapado a la Cierva… Un espacio detenido dentro del espacio, magnífico por cierto, del Museo… Un espacio dentro de otro espacio, el que contiene ahora a la Cierva, donde se enfatiza y se recrea, representando los siglos de silencios. Y unas trescientas gotas, gotas realizadas con barro, cocidas a fuego, sin trampas ni cartón, gotas de cerámica blanca, puras, sin adulterar, y que podrían representar el agua… También lágrimas de nostalgias, quién sabe… Estas envuelven y recorren el espacio interno de la instalación, creando la sensación de unidad, de solidez, de diálogos, separando el contenido maravilloso de ese espacio creado del resto del Museo, y dándole a la Cierva un protagonismo muy especial. Era lo que perseguía.», sigue diciendo Antonio.

Explica que «Hay muchos más elementos que se integran en esta actuación: el agua, la tierra, el aire, el fuego… pero sería abusar de demasiados tecnicismos, y me interesa más enfatizar con la figura, con la Cierva y los diálogos de mi propuesta, de mis intenciones primeras, de mis pensamientos privados, de mis emociones y mis diálogos con Ella… y entiendo que ya es mucho. Demasiado.»

Termina Requena con un pequeño secreto… «Cuando nos despedíamos hoy, después de un día muy intenso y de las confianzas que nos hemos dado, y sabiendo Ella que volvíamos a Caudete, me ha susurrado por lo bajini “Yo también me quiero ir a casa….“. Y una lagrimita, pequeña, se ha visto correr por algún sitio…»

Fuente: Antonio Requena Solera – Fotos: Antonio Pérez Requena

 

Comparte esto:

Etiquetas:

Deja un comentario