Chimo Medina: Tengo una Carta para Ti…

Editoriales

Cuando se miente con tal desfachatez, y con tanta frecuencia, es casi inmoral no responder adecuadamente a quien hace suyos los principios más fundamentales del periodismo, pero que no se aplica él mismo, sino que,  al parecer, sólo vale para los demás.

Chimo Medina lleva muchos años escribiendo artículos de opinión en los que habla de todo y de todos. Según reza en la portada de su blog, quiere informar de una forma «crítica y veraz» a sus paisanos, y muestra una cita del periodista Horacio Verbitsky, en la que viene a decir que el periodismo es decir todo aquello que molesta, pero que tiene que saberse. Sin embargo, ¿por qué le molesta tanto que hablen de él, aunque sea de pasada?

El otro día publiqué los datos del agua del ejercicio 2014, datos que el mismo Chimo Medina, concejal del Ciclo Integral del Agua, me entregó. Pues bien, parece ser que no le gustó en absoluto leer ese artículo en el que, simplemente, hice una valoración de los datos y del resultado final. Chimo, en su línea cuando alguien osa escribir algo sobre él, respondió, muy airado, algunas mentiras y sandeces que no pueden quedar sin  la pertinente contestación. De paso, esto me da pie para hacer un resumen de cuatro años de experiencia política a su lado.

Respecto al agua, y muy brevemente, Chimo Medina se pierde en su propia confusión y, como siempre, habla de hace veinte años, de Aqualia, de mentiras como que yo iba a firmar un contrato con Aqualia subiendo un setenta por ciento las tasas, y por veinte años, y otros despropósitos propios de alguien que piensa que nadie le va a replicar. Él sabe que no es cierto, y ahí radica el problema, porque mentir a sabiendas, como hace en su escrito, es muy grave.

En su respuesta, como digo, airada y con evidente enfado, Chimo menciona cosas como el equilibrio económico o el beneficio industrial de las empresas… ¿Qué tiene que ver eso, si resulta que sin una cosa ni la otra el servicio es deficitario? Con la empresa DAM, que tenía su beneficio, el coste fue inferior al actual. ¿En qué quedamos? Menciona el contrato que firmó Elisa hace no sé cuántos años, en vez de centrarse en la actualidad, pero es que, además, parece ser que le molesta que sea ahora cuando le hable del tema… Como vemos, a todo se le puede dar la vuelta, meter en un mismo saco cosas diferentes, confundir y no inmutarse.

A estas alturas, la credibilidad de Chimo, para mí, está bajo mínimos. Más aún cuando en su escrito dice cosas tales como que ya estoy yo en campaña, y se pregunta a quien voy a apoyar… Esas afirmaciones, aparte de no venir a cuento, me parecen de mal gusto y escritas por alguien que pierde cada día un poco más el respeto por los demás. Es decir, que informar a los caudetanos de los datos de un servicio tan importante como el del agua resulta que es hacer campaña… Increíble. De todas formas, Chimo, puedes estar seguro de que campaña por ti, no voy a hacer. 

Y no la voy a hacer porque eres una de las razones, entre otras, de que yo haya terminado, por el momento, en política. Para mí representas la antítesis de lo que considero un buen político, y has sido para mí una decepción, después de aquellas conversaciones que teníamos hace cinco años, en las que yo valoraba y compartía muchas de las ideas que entonces planteabas. De aquello, a la realidad, un abismo.

Has hecho justo lo contrario de lo que pensabas entonces, o decías pensar. Has mercadeado con tu voto sin rigor alguno, sin mantener ninguna coherencia y buscando obtener beneficios políticos, según tú mismo dijiste cuando firmaste el famoso pacto. «Estaba negociando con los socialistas para hacer una moción de censura, pero con el grupo popular he conseguido más.», dijiste entonces.

En realidad, aquel pacto sólo intentaba hacer daño a mi compañera y amiga, Mari Ángeles, y a mí mismo, además de ponerte tú un sueldo. Todo lo demás fue pura demagogia y un gran despropósito.

Pero la guinda de tu escrito es cuando me llamas «falso no adscrito». Hay que tener muy poca vergüenza para llamarme así alguien que abandonó el partido político con el que se presentó a las elecciones el mismo día del inicio del mandato. Y no querías, precisamente, hacer un favor al PP; querías, simplemente, hacer daño a Sánchez Mira, no seamos hipócritas… Así que habla y escribe con más respeto, y tal vez algún día vuelvas a ser respetado.

Yo no voy a hacer la campaña a nadie, Chimo. Tampoco en tu contra, no te asustes. Por eso te escribo esto, que llevo dentro y tenía que salir, pero no voy a nombrarte más en mis editoriales hasta después de las elecciones, salvo que tenga que contestarte de nuevo, claro está. Porque estos cuatro años he procurado ser prudente y medir mucho mis opiniones respecto a muchas cosas, pero a partir de ahora, sin la atadura de una responsabilidad como la de ser concejal, me siento más libre para poder expresarme, otra de las razones que me han empujado a dejar la política.

Estos cuatro años han tenido la parte positiva de trabajar por el pueblo en la medida de mis posibilidades, pero me ha supuesto también descubrir la cara más dura y descarnada de la política. De momento, he tenido bastante. Me llevo más amigos de los que tenía, y con eso me quedo. Los malos tragos y las decepciones se olvidan pronto.

Ojalá que quien tenga la llave en este nuevo periodo, si es que algún grupo tiene ese injusto poder, maneje con más responsabilidad y tino los destinos de nuestro pueblo.

Deja una respuesta