‘Clásicos y reverentes’, el hermano pequeño de ‘Operación Triunfo’ en el que participa el saxofonista José Manuel Ribera González

Cultura

‘Clásicos y reverentes’ se emite los domingos a mediodía, en La 2. Es un concurso que busca nuevos valores de la música sinfónica, algo así como “Operación Triunfo”, pero en la música clásica… Y lo mejor es que participa el saxofonista, descendiente de Caudete, José Manuel Ribera González.

Así, el próximo domingo, 18 de noviembre, de 12 a 13 horas, podremos ver a José Manuel, que empezó a desarrollar sus dotes musicales en la Escuela Municipal de Música y Danza de Caudete, en este concurso televisivo.

La temporada pasada fue la violinista Sara Valencia, de 18 años, quien se alzó con el triunfo. Le valió para acudir a Edimburgo (Escocia) como representante de RTVE en el Festival de Jóvenes Músicos, una especie de Eurovisión de la música clásica. Pocos se acuerdan ya de su nombre, algo que no sucede con los concursantes de otros reality. “Nos dedicamos a la televisión y somos conscientes de que la música sinfónica no es tan popular como otros géneros”, afirma Roberto Oltra, director del programa. En su opinión, resulta muy arriesgado para una cadena pública llevarlo a una franja de prime time porque, “a pesar de que somos el país que más música clásica consume, aún es un público minoritario”.

Oltra sostiene que para concursar en Operación Triunfo no es necesario tener formación musical, una situación que difiere de Clásicos y reverentes. “Buscamos la excelencia. Nuestros chicos llevan 10 años tocando instrumentos y deben demostrar en apenas dos minutos ese aprendizaje”, insiste Oltra, que ya dirigió el concurso el año pasado, cuando fue galardonado en la XXIII edición de los Premios Zapping. Esta temporada cambia el presentador, una labor que recae en el compositor Juan Antonio Simarro.

Clásicos y reverentes vuelve a contar con 13 capítulos en los que participan jóvenes talentos de entre 13 y 26 años que tocan alguno de los instrumentos que conforman una orquesta sinfónica. El funcionamiento del programa es muy similar al de Operación Triunfo. Los jóvenes se alojan en una academia donde conviven, ensayan, reciben clase de los profesores y la visita de referentes de este género musical como Camille y Julie Berthollet, Inma Shara, Jorge Pardo, Stradivarias y Bruno Axel.

Durante los nueve primeros capítulos pasarán por el plató 27 candidatos previamente elegidos en un proceso de audiciones a ciegas, similar al que se emplea en una orquesta profesional. Han participado más de 200 personas de toda España. Cada capítulo consta de dos fases: en la primera tocan una obra de una terna propuesta por la organización y, en la segunda, presentan un tema obligatorio preparado durante su estancia en la academia. En cada programa, el tribunal, formado por el director de la Orquesta y Coro de RTVE y cuatro profesores, seleccionan a un concursante, que pasa a una de las tres semifinales.

En la segunda ronda del concurso un jurado integrado por cuatro figuras destacadas de la música sinfónica, Albert Batalla, Ana Curra, Judith Mateo y Máximo Pradera, eligen a los finalistas. La gran final tendrá lugar el 30 de diciembre y el número de participantes lo decide el tribunal, por lo que puede variar. Como premio, actuarán con la Orquesta y Coro de RTVE en un concierto especial que se emitirá durante el último programa. Ese día también se elegirá al ganador del concurso, que recibirá un premio de 5.000 euros, una cantidad muy inferior a los 100.000 que se embolsa el vencedor de Operación Triunfo, de donde también sale el representante español en Eurovisión.

Fuente: El País

Comparte esta noticia:

- | | |

Deja un comentario