Colonización oculta por Bitcoin

Interesante

Los empresarios que usan Bitcoin aspiran a reconstruir Puerto Rico confiando en una economía impulsada por la criptomoneda. Pero, ¿funcionará eso para la isla, golpeada por el devastador huracán María?

Muchos empresarios interesados en el uso de las criptomonedas se han mudado recientemente a Puerto Rico para construir la que llaman la utopía digital, que algunos inicialmente llamaron portotopia, y planean aprovechar los bajos impuestos en esa isla de los Estados Unidos.

Los empresarios que recientemente se mudaron a Puerto Rico también quieren mostrarle al mundo lo que serán las ciudades en el futuro, a través del uso de un sistema de tecnología para asegurar transacciones financieras vía internet, conocido como sistema Blockchain, así como el acceso al uso de las criptomonedas, como Bitcoin.

Bitcoin sobrepasa al oro por primera vez

Pero no está claro para quién será este futuro, si para la minoría o para la mayoría, y cuál será la fuerza impulsora para cambiar la situación en esa isla. Usa bitcoin-billionaire.com para sacar el máximo provecho.

El huracán María destruyó a Puerto Rico, pero con una ayuda insuficiente de los Estados Unidos, la isla necesita desesperadamente invertir en la reconstrucción de la infraestructura.

Puerto Rico ya estaba experimentando graves dificultades financieras antes de este desastre. Esto pudiera ayudar un poco a explicar por qué las autoridades están siendo cuidadosas para darles la bienvenida a los empresarios con criptomonedas.

El término colonialismo oculto no es nuevo. Fue acuñado hace 18 años por el autor Michael Hersfeld, profesor de Ciencias Sociales de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

El término colonialismo oculto inicialmente se refería a países como Grecia y Tailandia que buscaban independencia política a expensas de una significativa dependencia económica de otros países.

Estos países son nominalmente independientes, pero su cultura nacional está siendo reformada para adaptarse a otros modelos y estereotipos extranjeros que los apoyan económicamente. El término colonialismo no se expresa aquí a través del uso de armas, sino que es invisible, destruyendo las costumbres y culturas nacionales.

Desafortunadamente, esta definición sigue siendo aplicable a las consecuencias económicas y sociales de la idea de una utopía digital con las criptomonedas.

Mientras que los multimillonarios de las criptomonedas disfrutarán de nuevas ganancias con la compra de tierras en la isla de Puerto Rico, en el mar Caribe, los locales pobres, con insuficiente conocimiento tecnológico, se verán privados de esas ganancias.

Los empresarios que emigraron a Puerto Rico el año pasado y planean hacer más que la primera apertura bancaria para monedas digitales, son los que presentan más probabilidades de traer más ideas liberales a la isla.

La moneda virtual Bitcoin debe usarse con precaución al invertir

Su idea de una utopía digital es similar al concepto de la República Libre de Liberland, cuyos fundadores dicen que es un pequeño país en la orilla occidental del Danubio, en una región inhabitada entre Croacia y Serbia, con un área de solo siete kilómetros y que usa Bitcoin como moneda formal. Este “país” fue anunciado en 2015, pero no ha ganado reconocimiento de ninguno de sus vecinos ni de las Naciones Unidas.

De regreso a la deseada ciudad virtuosa en Puerto Rico, los empresarios que llegan allí quieren usar el sistema Bitcoin parea transacciones seguras y codificadas en elecciones descentralizadas, así como para la emisión de tarjetas de identificación. Pero dudamos que los locales que tienen que luchar diariamente contra la pobreza se mostrarán entusiastas ante estas ideas en este momento.

Ese enfoque huele a lo que se conoce como capitalismo de desastre, el cual se refiere a la explotación de crisis económicas o naturales para reformar una sociedad en una en que se prevalezca un punto de vista global y liberal, con una excesiva orientación capitalista.

Cuando vives sin electricidad por varios meses y sientes que otros te han ignorado, cualquier oferta de ayuda será tu salvavidas, sin importar las consecuencias potenciales.

Pero dichas ciudades digitales virtuosas también puede causar un masivo daño medioambiental. Puerto Rico todavía enfrenta una grave crisis en el servicio de electricidad, lo que hace que establecer una ciudad basada en la utopía digital en sus tierras sea virtualmente impráctico.

Una transacción financiera usando Bitcoin consume unos 215 kilowatts por hora de electricidad, que es la electricidad suficiente para suministrar a docenas de hogares en la isla cuando la red está a su máxima capacidad.

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta