Cómo vivir el deporte con una doble pasión, la deportiva y la de las apuestas

Interesante

Este verano está siendo especialmente intenso en competiciones deportivas. Y este otoño, una vez que finalicen los torneos en juego actualmente, comenzará la próxima temporada. El mundo gira, la pelota rueda y la fortuna puede sonreírnos si hacemos apuestas responsables. Hay que apostar sólo el dinero que podamos perder sin perjudicarnos ni a nosotros mismos ni a nuestras familias. Hay que usar el juego y sus apuestas con cabeza.

Cómo vivir el deporte con una doble pasión, la deportiva y la de las apuestas es sencillo cuando se visitan sitios como la pagina de Futebol Interior. Los aficionados al deporte están de enhorabuena por ello y pueden vivir una doble pasión. Por un lado, seguir los partidos que disputan sus equipos favoritos. Por el otro, tener la emoción de poder ganar alguna cantidad de dinero al realizar diferentes apuestas, siempre con cabeza.

El verano está siendo especialmente intenso en competiciones deportivas. Pero ahí no queda la cosa; es más: este otoño, una vez que finalicen los diferentes torneos nacionales e internacionales en juego actualmente, comenzará la próxima temporada casi como prolongación de la actual.

El mundo gira, la pelota rueda y la fortuna puede sonreírnos si hacemos apuestas responsables, sin arriesgar el dinero que necesitamos para cubrir las necesidades normales de la vida cotidiana. Hay que apostar tan sólo el dinero que uno esté dispuesto a perder sin ocasionar perjuicios ni a nosotros mismos ni a nuestras familias. Hay que usar el juego y sus apuestas por puro divertimento, y nunca como negocio de alto, de altísimo riesgo.

Miles de millones en apuestas

Según datos de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) en España, las apuestas deportivas en línea suponen casi ocho mil millones de euros de los más de diecisiete mil millones que mueve el juego online en nuestro país.

Esto supone un cuarenta por ciento del negocio total del sector en internet. Las apuestas siempre deben de hacer se con cabeza y madurez, apostando tan sólo la cantidad que el apostante está dispuesto a perder, sin obsesionarse ni hacer depender su futuro del resultado de un partido. El dinero que venga de una apuesta deportiva en forma de premio, bienvenido sea. Pero si el dinero apostado se va, es decir, se pierde, pues no debe de ocasionar ningún perjuicio económico ni personal. Eso es jugar y apostar con madurez.

Apuestas en el fútbol

El deporte rey es el fútbol. Es el segundo espectáculo de masas “en vivo” más multitudinario y que mueve más dinero (el primero no es deportivo; es el espectáculo taurino, pero sólo en España y en los otros países donde se celebran corridas de toros). En las apuestas online que se pueden hacer en páginas tales como CodiBon, se siguen las competiciones en liza en Brasil, cuya selección de fútbol es la que más veces se ha proclamado campeona del mundo y cuyas figuras asombran al mundo entero por su habilidad para juga al balompié (ésta es la traducción literal en español de “foot-ball”, popularizado en castellano como “fútbol”, término admitido por la Real Academia de la Lengua Española).

En el fútbol se puede apostar de todo: qué equipo va a ganar el partido, qué jugador va a marcar el primer gol, sea o no del equipo que gane; en qué minuto se producirá la primera falta; cuántas tarjetas sacará el árbitro o qué minutos de prolongación habrá antes de finalizar cada mitad del partido.

Todo se puede apostar y por todo se puede ganar, pero también perder. Por eso, las casas de apuestas hacen siempre llamamientos a la cordura para que los apostantes no arriesgan dinero más allá del que puedan permitirse perder. Jugar con responsabilidad es diversión. Hacerlo sin cordura es autodestrucción, angustia y tener un importante riesgo de acabar mal. Esto no resulta divertido, sino angustioso.

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta