Consejos básicos de seguridad para dispositivos móviles

Interesante

 

Los avances tecnológicos y la digitalización tienen innumerables ventajas, pero también traen aparejados una serie de riesgos, como los relacionados con la privacidad y la seguridad de nuestros dispositivos, que pueden llegar a convertirse en un verdadero quebradero de cabeza si no tomamos las precauciones adecuadas.

Las amenazas cibernéticas son cada vez más comunes, y el repertorio de ataques cada vez más sofisticado. Desde ransomwares o aplicaciones con malware oculto, hasta intentos de estafa, suplantación de identidad digital o phishing; las posibilidades de ser víctimas de pirateos o crímenes informáticos están a la orden del día, especialmente en periodos como el actual en los que el uso de la red y las gestiones en línea son más necesarios que nunca.

Lo que está en juego no es trivial. Los robos digitales, los secuestros virtuales de dispositivos y las consecuencias de las estafas en línea pueden poner en riesgo la integridad de nuestros datos personales, de nuestra información sensible, de nuestras cuentas, e incluso la privacidad de nuestra vida personal.

Es por ello que todas las precauciones son pocas y debemos estar atentos ante cualquier comportamiento sospechoso para reaccionar lo antes posible y evitar contratiempos mayores. Aquí van una serie de consejos básicos para apuntalar la seguridad de nuestros dispositivos y mantener a raya a los intrusos.

Seguro que todos conocemos algunas de las medidas más básicas en este sentido, como la de desconfiar de los wifis públicos o abiertos (en la mayoría de los casos gratuitos) ya que no ofrecen las garantías necesarias para una navegación, unas gestiones en línea y una comunicación segura.

Otro de los consejos clásicos es establecer siempre contraseñas reforzadas y poco predecibles tanto en nuestros dispositivos como en los puntos de acceso a información que nos pueda comprometer. También es recomendable cambiarlas periódicamente para asegurarnos que no puedan ser hackeadas.

Una advertencia básica más: solo tener encendido el Bluetooth en caso de que vayamos a usarlo. Si no, lo mejor es apagarlo, así evitaremos compartir nuestro número de Identificador Único Universal, lo que disminuirá las probabilidades de que otros dispositivos se vinculen y accedan a nuestra información.

Para ahorrarnos disgustos en caso de robo o extravío de datos conviene realizar copias de seguridad, ya sean estas a través de discos duros extraíbles o recurriendo a la nube.

Otra clave para asegurar la seguridad de nuestra información es no proporcionar datos personales al instalar una aplicación o al acceder a un sitio web a no ser que hacerlo sea necesario para que se pueda ofrecer el servicio que estamos contratando y estemos completamente seguros tanto de la legitimidad del receptor como del uso que dará éste a esos datos.

En esta línea, es importante solo descargar software de plataformas seguras y reconocidas y asegurarnos de que las direcciones a las que accedamos sean las correctas. Las webs externas y desconocidas pueden ser fuentes de ataques ocultos.

Habrá que poner esa misma precaución a la hora de abrir correos, ya que algunos delincuentes informáticos pueden hacerse pasar por entidades legítimas con las que tengamos relación para lanzar el anzuelo con el que pescarnos.

Importante también mantener nuestro teléfono y nuestras aplicaciones al día y actualizadas. Será necesario instalar estas actualizaciones, sobre todo aquellas relacionadas con cuestiones de seguridad para evitar que se filtren virus o malwares a nuestros dispositivos. Tampoco viene mal contar con un antivirus para proteger nuestro smartphone de posibles amenazas.

Por último, no está de más aportar un cifrado adicional a los dispositivos móviles o blindar las conexiones a través de una VPN. Con ello nuestros datos estarán más seguros y podremos navegar e interactuar sin tantos riesgos.

Y, ante todo, ¡atención! Mantengámonos siempre informados de las amenazas que puedan surgir y las maneras de combatirlas. De esa manera lograremos reaccionar efectivamente frente los atacantes y frenar la proliferación de brechas en la seguridad de nuestros dispositivos.

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta