Dropshipping: el modelo de negocio más vanguardista

Interesante

¿Es posible emprender un negocio desde cero, con gastos muy contenidos, una logística reducida, sin necesidad de realizar contrataciones y que sea fácilmente escalable…? Aunque parezca una utopía, con el modelo de negocio dropshipping sí es posible…

Dropshipping es, básicamente, un modelo de negocio basado en Internet. Se trata de vender online productos que el vendedor no posee físicamente en stock, sino que es un tercero (el llamado dropshipper) el encargado de fabricar o almacenar dichos productos. Podríamos decir que el vendedor hace de intermediario entre el fabricante o distribuidor, y el cliente final.

¿Qué necesito para crear un negocio dropshipping?

En primer lugar, una plataforma de venta online, es decir, una web en la que ofrecer los productos a los potenciales clientes.

A continuación, hay que seleccionar qué queremos vender, y para ello habrá que buscar entre una gran variedad de productos y servicios. Dar con el adecuado será un paso de gigante para nuestro negocio.

Una vez tenemos la plataforma de venta y cuál es el producto que vamos a vender, es necesario buscar al fabricante o distribuidor idóneo, y realizar la pertinente negociación, en la que se tratarán aspectos tales como los precios, las comisiones, formas de envío, etc.

Este último paso es el más importante, puesto que la formalidad entre ambas partes, y el cumplimiento de las condiciones de venta, serán decisivos a la hora de que el negocio sea un éxito… o un fracaso. Porque esta fórmula de negocio esconde un gran potencial, pero no es ninguna receta milagrosa, y solo ofreciendo calidad en los productos y servicios, y con una buena atención al cliente, se puede triunfar.

Ventajas y desventajas

A priori, las ventajas de un negocio dropshipping superan a las desventajas, pero no por ello hay que obviar estas últimas. Antes de crear una empresa, conviene tener presente todos los aspectos, no solo los positivos.

Ventajas

  • Inversión inicial pequeña. Los gastos principales para comenzar son la plataforma web de venta, y los gastos derivados de su gestión (dominio, hosting, diseño de la web, etc.)
  • No existe logística derivada de la paquetería y los envíos, puesto que esto lo realiza el dropshipper.
  • No es necesario contratar personal. El gerente del negocio basa su actividad, exclusivamente, en vender.

Desventajas

  • Inversión a medio plazo moderada. La principal inversión será la relacionada con el posicionamiento y la promoción de la página web de venta. Campañas SEO, publicidad y marketing digital, etc. Esta inversión es primordial, puesto que las ventas dependen de la cantidad de usuarios que accedan a la web. Una parte del trabajo también puede realizarlo el propietario del negocio, si dispone de los conocimientos necesarios, aunque la mayor parte de esta labor recaerá en agencias especializadas.
  • Una competencia alta. El boom actual del dropshipping hace que estén creciendo mucho este tipo de negocios, por lo que será primordial seleccionar un producto o servicio novedoso para vender. Para ello, existen páginas como Oberlo donde es posible encontrar las ideas más innovadoras y rentables para montar nuestro negocio.

En cuanto al dropshipper, las ventajas son obvias, ya que disponer de páginas web promocionando y vendiendo sus productos, sin preocuparse de los costes de publicidad, y sin tener que invertir tiempo en lo relacionado con dichas ventas, supone poder centrarse más en la fabricación del producto, ahorrando, por ejemplo, en comerciales internos.

Tercerainformacion.es es una web donde se puede encontrar información para crear tu negocio dropshipping, con consejos y datos importantes a tener en cuenta. Y es que este modelo de negocio puede ser la solución que esperabas para crear tu tienda online con pocos riesgos y poca inversión.

Comparte esto:

Deja un comentario