EL CESTO Y EL ZURRÓN

Blogs Gaspar Albertos

i[1]Excepción hecha de Ciudadanos, el resultado de las elecciones para las cuatro grandes fuerzas políticas a nivel nacional es muy aproximado al ya anunciado por la gran mayoría de encuestas que auguraban un porcentaje para el PP cercano al 30% (el real ha sido un 28,72), un poco más del 20% para el PSOE (22,01), un poco menos del 20% para Ciudadanos (13,93) y por detrás bastante alejado del 20% Podemos (20,66) que con su remontada de última hora ha dejado como cuarta fuerza a Ciudadanos.

El descalabro de IU y UPyD  estaba cantado y el resultado de los distintos nacionalismos ha sido más o menos el esperado excepto el guirigay catalán y que bastantes nacionalistas de izquierda vascos, gallegos y valencianos han votado como diversas marcas de Podemos.

Con esta visión del cesto ya rematado voy a analizar cuáles han sido los mimbres que lo han configurado con un estudio del número de votos y su reparto. Vuelvo a decir a priori que esto de los votos es como la energía, que ni se crea ni se destruye, solamente se transforma a través de vasos comunicantes.

1/Han votado aproximadamente 700.000 personas más que en 2011, pasando de un 71,69 a un 73,20 por cien de participación.

2/La suma de votos entre PP y C´s asciende a 10.715.000 cuando el PP en solitario obtuvo en 2011, 10.830.000, cifra prácticamente similar a la anterior, lo que da a entender que Ciudadanos ha obtenido casi la totalidad de sus votos de antiguos votantes del PP.

3/De los 3.500.000 votos obtenidos por Ciudadanos, en 24 provincias de 10 comunidades autónomas no han obtenido ninguna representación empleando/dilapidando para ello 570.000 votos.

4/El PSOE ha bajado 1.470.000 votos respecto a sus resultados de las generales de 2011.

5/El resultado final de Podemos no es ni más ni menos complicado que una suma por aproximación de antiguos votantes de:  Psoe (1.470.000), IU (760.000), Compromís (670.000), En Comu (920.000), En Marea-BNG (522.000), Bildu (116.000) y del  incremento de participación (680.000) ofreciendo un total por encima de los 5.100.000 votos obtenidos.

6/Y por último, lo que no me cuadra es adonde han ido a parar el millón de votos perdido por UPyD.  Si bien es cierto que lo más fácil es pensar que su destino ha sido Ciudadanos, entonces no cuadran las cuentas entre este partido y el PP. Yo creo que a Ciudadanos han ido a parar sólo los antiguos cuadros y mandos de UPyD y que del resto ha habido ahora mucha abstención aminorada por el incremento de participación en vaso comunicante con Podemos.

Bien, pues esto es lo que hay y con lo que nos tenemos que apañar. Los resultados electorales transformados en número de diputados ya los conocen todos ustedes.

Ahora hay que formar gobierno y a cuento viene el significado del título de este artículo: que cada uno ate bien su zurrón y el miedo a perderlo les lleve a entenderse, porque como se tengan que convocar nuevas elecciones generales, el hartazgo, el desaliento y el cabreo de los españoles en este sentido les puede llevar a algunos a que su zurrón se vea transformado en un cesto de caña en el que sea imposible retener nada políticamente en forma de líquido.

Como dicen de manera muy sagaz por esta costa alicantina en la que vivo, “el que tenim és pesca i el que ha de vindre pesquera”.

Y en cuanto al apoyo a partidos a nivel municipal en Caudete, “nihil sub sole novum” resultando todo casi un reflejo a nivel nacional.

De las elecciones generales de 2011 a estas de 2015, con una bajada del 3% de participación, el Partido Popular baja de 3.702 votos a 2.392, casi todo absorbido por Ciudadanos como consecuencia de los resultados en las municipales de ellos mismos más IIC, UPyD y UCIN, obteniendo así sus 974 votos, pero alimentando también voto del obtenido por Podemos. El Partido Socialista baja de 1.492 votos a 1.206 perdiendo así los votos que obtiene ahora la candidatura de IU como Unión Popular en Común, y Podemos que prácticamente repite sus resultados de las municipales con más de 800 votos.

Poco más que discernir sobre estos comicios a cuyos resultados se les puede denominar de la “incertidumbre”, palabra esta que atemoriza como ninguna otra en los ámbitos económicos de inversión. Ojo al parche.

Feliz Año 2016.

Gaspar Albertos.

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta