El Levante UD apostó por la continuidad de Chema Rodríguez pese al interés de Turquía, Alemania y LaLiga

Deportes

No todo son dudas en torno a los centrales granotas. Últimamente, también ha habido ofertas. Especialmente por Chema Rodríguez, a quien el club podría haber vendido ya este verano si hubiera querido. Durante la pretemporada, y antes del comienzo de la misma, el Levante recibió propuestas formales por el futbolista de Caudete, pero optó por rechazarlas. Entre los pretendientes había clubes turcos, de la Bundesliga y hasta de LaLiga Santander, dispuestos en algún caso a pagar cuatro millones de traspaso.

Ante los rumores y dudas, algo normal ante el inicio de una liga como la española, el mundo del fútbol se revoluciona a todos los niveles, y crece la expectación entre los aficionados. Incluso las casas de apuestas inician la temporada con interesantes incentivos a sus clientes, como el código promocional sportium.

Pero en este caso concreto, la decisión final atendió a criterios técnicos. Tito y Paco López apostaron por la continuidad de Chema, tanto por su edad (26 años), como por sus condiciones: fuerte, zurdo y con facilidad anotadora. Director deportivo y entrenador, de hecho, han defendido durante el verano la valía de los defensas de la plantilla a pesar de las críticas por los goles encajadas y la creciente corriente interna proclive a la llegada de alguna incorporación. Ambos consideran que no es fácil encontrar un relevo de igual o superior categoría para Chema, Postigo, Róber y Cabaco, y por eso han apostado por reforzarles pública y privadamente.
Costó un millón en 2016

El de Caudete ha aumentado su valor en el mercado desde su llegada a Orriols en 2016, cuando ya fuese el fichaje más caro del proyecto en LaLiga 1|2|3. De aquel millón pagado al Alcorcón, se han pasado a las recientes propuestas, o a los intentos en verano (de un equipo de la Premier) e invierno de 2017 por negociar su salida. Su cláusula es de 12 millones de euros. Es la cantidad estipulada automáticamente por contrato desde el ascenso. Previamente, era de la mitad.

La aparición de un central contrastado y asequible en el mercado podría cambiar la percepción de los granotas, tal y como Tito ha apuntado en alguna de sus comparecencias públicas. Ese fichaje conllevaría la obligación de prescindir de uno de los defensas que hay en nómina; una decisión complicada en cualquier caso. La llegada de nuevos refuerzos agravaría el problema de exceso de jugadores que ahora mismo tiene el Levante: hay 29 jugadores del primer equipo de pleno derecho para 25 fichas, sin contar al albanés Sadiku (lesionado de larga duración).

Róber y Cabaco se reintegraron al Levante semanas atras, vía préstamo y fichaje, respectivamente, y deben por tanto tener sitio fijo. Postigo encara su último año de contrato y su salida difícilmente reportaría ingresos; la de Chema, titular en cuatro de los 11 partidos dirigidos por Paco López en la temporada 17/18, se plantearía seguramente en condiciones menos favorables que a las anteriormente reseñadas. La llegada de Nikola Vukcevic puede aportar soluciones a nivel táctico para los problemas defensivos exhibidos por el Levante. El montenegrino es capaz de ejercer prácticamente de tercer central por su agresividad y corpulencia.

Comparte esta noticia:

- | |

Deja un comentario