agua potable turbia caudete digital

La Concejalía del Ciclo Integral del Agua informa de las medidas que se están adoptando para evitar la turbidez del agua potable en las viviendas El producto que se utiliza actualmente para clorar el agua (dióxido de cloro) tiene la característica de impedir que la cal se adhiera a las tuberías y, además, hace que se vaya desprendiendo la que ya está pegada

Ayuntamiento

Ante las quejas de muchos caudetanos respecto a la turbidez del agua potable en sus domicilios, el responsable de la Concejalía del Ciclo Integral del Agua de Caudete, José Miguel Mollá, ha informado de las medidas que se están adoptando para paliar este problema.

El concejal indica que «hasta 2018, el agua del pueblo se trataba con cloro para hacerla potable y, además, se hacía manualmente, al no estar electrificados los depósitos de agua municipales. El agua que desde hace años se está suministrando desde los pozos de la sierra tiene un alto contenido en cal que, con el paso de los años, se ha ido pegando a las paredes de todas las tuberías de conducción del agua de nuestro pueblo».

«El producto que se utiliza actualmente para clorar dicha agua (dióxido de cloro)», continúa explicando Mollá, «tiene la característica de impedir que la cal se adhiera a las tuberías y, además, hace que se vaya desprendiendo la que ya está pegada. Y aquí es donde está el verdadero problema: que este producto está limpiando las tuberías del agua, y mientras quede cal en ellas, vamos a estar teniendo agua sucia en nuestros hogares».

Averías y roturas

Según el responsable del agua potable de Caudete, «esto, además, está haciendo que algunos poros de las tuberías queden al descubierto, provocando continuas roturas y averías, con las consiguientes molestias para los ciudadanos. Hemos estudiado el asunto y vamos a llevar a cabo una actuación encaminada a reducir, en la medida de lo posible, esta desagradable situación, que es sangrar periódicamente todos aquellos finales de tubería que actualmente tenemos preparados para ello».

Según José Miguel Mollá, otra de las acciones que van a realizar es la limpieza personalizada de las conducciones en cada domicilio. «Para ello necesitamos que el vecino afectado se ponga en contacto con nosotros llamando al teléfono 96 582 58 69 y con la mayor brevedad posible se le atenderá», subraya el concejal.

«Espero que comprendáis que se trata de un problema de dimensiones ciertamente grandes, que no tiene una solución sencilla ni rápida en el tiempo, para lo cual espero de vuestra información, colaboración y comprensión», dice Mollá.