La importancia de la tecnología en la crisis de Covid-19

Interesante

 

En estos momentos se encuentran paralizadas o afectadas una grandísima parte de las actividades sociales y económicas que los seres humanos llevábamos a cabo con asiduidad. Es la situación a la que nos ha abocado la gran pandemia que a todos nos afecta derivada de la COVID-19.

Es, sin duda, el ámbito educativo y formativo uno de los sectores que más afectado se ha visto y que, sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías ha podido paliar en cierta medida los perjuicios derivados de las circunstancias actuales, en las que tanto España como la mayor parte de países han adoptado medidas drásticas como el confinamiento, las restricciones en los desplazamientos y la modificación de muchos hábitos relacionados con la higiene y el contacto social.

Esas nuevas tecnologías, por tanto, se han convertido en un elemento decisivo que está actuando como signo diferenciador entre esta pandemia y otras situaciones similares que se han dado en otros tiempos en los que no se contaba con estos avances.

Dando por descontados los perjuicios que se están derivando de este escenario tan complejo, existen servicios que están a la mano de cualquier usuario, como los que presta Studia Online, un centro formativo que ha superado desde hace varios años el concepto de enseñanza presencial, poniendo a disposición de los alumnos un tipo de formación a distancia que, desde sus orígenes, ha pretendido aprovechar las ventajas de la formación tradicional y los beneficios que supone poder aprender desde el propio hogar, sin desplazamientos, sin pérdidas de tiempo y sin perder un ápice de calidad en el servicio que se presta con respecto al método presencial.

Muchos son ya los alumnos que se están beneficiando de este sistema, que no nace al calor de la coyuntura actual, sino que viene introduciéndose en el mercado de forma natural, dando respuesta a las actuales necesidades de los usuarios que tienden a buscar los sistemas más cómodos, avanzados y sostenibles medioambientalmente.

Posiblemente, el Coronavirus transforme para siempre ciertas costumbres sociales y nos habitúe a todos a relacionarnos con mayor naturalidad con la tecnología que hoy por hoy nos permite, al menos parcialmente, seguir trabajando, recibiendo formación y relacionarnos con nuestros amigos y familiares.

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta