Noél Odanen: una Leona de la Vida

Editoriales

Madre alemana y padre caudetano. Nada en Noél Odanen es casual… Ni siquiera su nombre, que adoptó cuando inició el proyecto de su vida: recuperar a su hijo. A su León.

Cuando la vida te lanza al suelo, cuando ya no se puede bajar más allá del infierno, cuando creemos haber llegado al límite de todo…, a las personas se nos plantea una oportunidad única y maravillosa: volver a renacer.

Noél tiene a sus espaldas una historia muy dura. Pero, a pesar de ello, no transmite lástima, sino fortaleza. Se enamoró perdidamente de un alemán, con el que tuvo a su hijo León. Pero, al poco, su pareja empezó a maltratarla, física y psicológicamente. La situación se volvió insostenible, y decidió que tenía que alejarse de él. Pero se encontró con una sorpresa inesperada: Alemania, tan avanzada para algunas cosas, le impide poder volver a España con su hijo.

El maltratador, condenado, además, por tráfico de drogas y consumo de estupefacientes, es el que está con León. Su hijo vive, prácticamente, secuestrado por el padre, en una sociedad que valora más la nacionalidad del progenitor, que el bien de un niño que no puede estar con su madre. Dificulta lo que puede el que la madre, Noel, pueda ver a  su hijo, y la justicia alemana se deja engañar mansamente por el maltratador. Es alemán… Curiosamente, en los juicios en los que ha participado Noél para tratar de recuperar a su pequeño, todos los participantes eran mujeres… ¿Cómo es posible que esto ocurra en un país civilizado?

La última vez que Noél vio a su hijo libre fue el 15 de septiembre de 2016. Cada vez que ha querido verlo, ha tenido que desplazarse a Berlín, a un centro de menores, donde, vigilados por funcionarios, han podido estar juntos. Eso sí, pagando 10 euros a la hora… Peor que en una cárcel.

Noél llegó al límite, a ese infierno al que me refería antes, a la desesperación más profunda de una madre que no puede estar con su hijo… Pero llegó ese momento mágico en el que revivió… Y decidió que iba a ser fuerte, muy fuerte. Nacieron en ella el optimismo, las ganas de vivir y la determinación. Sus objetivos, a partir de entonces, iban a ser ayudar a personas que estaban pasando por momentos tan terribles como los que ella había pasado y, por supuesto, recuperar a su hijo.

En estos años ha escrito varios libros: “Pecado 1: No amarás a tus hijos“, “Pecado 2: No serás civilizada como los alemanes“, “Pecado 3: No morirás cuando nazcas del olvido” y “Pecado 4: No bailarás con la verdad“. También escribe poesía, y tiene un blog donde escribe artículos y sus vivencias por todo el mundo. Ofrece charlas y conferencias, y colabora cuando se la llama, porque es generosa. Como anécdota, Noél escribe en su blog cada día 12 del mes, porque su hijo León nació un 12 de febrero… No, nada es casual en ella.

Muchas personas se hunden cuando pierden a un ser querido, o tienen alguna otra circunstancia dramática. Pierden las ganas de vivir para siempre… Pero Noél es de la opinión de que, tras un periodo en el que deben brotar las lágrimas para calmar nuestro interior, la vida tiene que volver a florecer en nosotros. Hay que disfrutarla, porque sólo tenemos una y no podemos desperdiciarla. Dentro de nosotros hay más fuerza de la que creemos, pero tenemos que saber cómo encontrarla.

Noél va a tener a partir de ahora su propio rincón en Caudete Digital, un rincón tan amplio como ella quiera y tan luminoso como ella sabe hacer. Nos escribirá de lo que quiera, pero seguro que siempre es algo positivo y que nos hará pensar. Quizás, hasta nos ayuda en algún momento a dar un pasito más como personas, o nos guía para encontrar esa fuerza interior que no acertamos a encontrar.

¡Bienvenida, Noél!

https://noelodanen.com/

Caudete Digital

Comparte esto:

-

Deja un comentario