OTEGUI EN CATALUÑA Y “ESTELADES” EN MADRID

14636412654294[1]Cuando tanto se lee sobre lo mismo y en el mismo sentido de opinión, puede parecer cansina la lectura en sí misma y mucho más la reproducción por escrito de lo que uno ha leído, pero en este caso me niego a prescindir de la reiteración aún a costa de poner en evidencia la expresión de “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

En las últimas  veinticuatro horas he podido leer las siguientes frases:

“Quienes rindieron homenaje a Otegui en el parlamento catalán son unos malnacidos”.
 “Otegui que ha representado a los asesinos etarras…”.
 “Forcadell recibió ayer al ídolo de su sórdido álbum, al chido duro del poster de su habitación juvenil”.
“Cuando lo de Hipercor, el Mandela vasco, Otegui, era un etarra huido a Francia”.
”Los separatistas del pelucón (a mi me recuerda a Puigdemont) o flequillo mordido por un burro (y aquí me recuerda la película de Ocho apellidos vascos) se alían en su afán de deshacer España”.
Y por último, “viendo la chulería de Otegui ¿para esto nos jugamos la vida?”. Tengo que apostillar que yo mismo, aún obedeciendo a un servicio militar forzoso, me la jugué.

Pues bien, suscribo todas y cada una de estas frases, como decía antes, aún a costa de ser reiterativo. Sólo me queda  añadir que considero la comparecencia de Otegui en el parlamento catalán como una “vergüenza nacional”, como diría Pérez Galdós, al margen de que le ampare la legalidad.

Ahora bien, por si no fuera suficiente el agravio, en este ya casi iniciado fin de semana se va a jugar en Madrid una nueva edición de la Final de la Copa del Rey de futbol en el que va a participar el Futbol Club Barcelona y de cuya afición (principalmente la que acude de Cataluña) ya conocemos su comportamiento en estas lides en cuanto al alarde que hacen de símbolos y en cuanto al respeto que muestran al himno de España y a la figura del Jefe del Estado. Y hete aquí que no sustentando sus usos y costumbres ninguna legalidad vigente, van a campar a sus anchas a modo de “restregar” por doquier en Madrid la bandera independentista catalana y pitando la interpretación del himno nacional y la presencia del Rey sin ningún recato o reserva.

Sancionadas ya (con importes y resultados de risa) similares situaciones recientes, este año parece ser que la solución va a estar en no dejar entrar banderas “estelades” al recinto en el que se va a jugar la final, el estadio Vicente Calderón,… como si los pitos y los abucheos los ocasionaran las banderas. Aquí me podrá tildar de leguleyo quien quiera, pero entiendo que bajo la misma legalidad que va a estar prohibida por la delegación del gobierno en Madrid la presencia de “estelades” en el Vicente Calderón, cualquier delegado del gobierno en cualquier otra comunidad autónoma, y muy particularmente en Cataluña, y en cualquier partido de futbol, tendría que prohibir la exhibición de banderas independentistas catalanas como anticonstitucionales que se dicen. ¿O no?

 Resulta que la medida a tomar la aplicamos “más por plagio de las medidas de la UEFA”,  trasladadas al ámbito político, que como resultado de hacer cumplir  nuestras propias leyes en toda regla. Pero no. Aquí un melindroso gobierno en estos menesteres encabezado por el señor Rajoy, acudirá a la fiesta del futbol, mirará para otro lado y si te he visto no me acuerdo.

Y lo más grotesco de todo, es que a pesar de las medidas, “estelades” en la grada “culé” se verán por doquier. ¿O van a “desnudar” a todos los asistentes al estadio?  ¿En cuántos recovecos del cuerpo bajo un vaquero o sudadera se puede esconder plegada una “estelada” de fino paño catalán? Y si la llevan pintada en el rostro ¿Cuántas jofainas y policías con toallitas para la cara se van a habilitar a las puertas del estadio?

¿No será mejor, o dejarlo como está, o preferentemente no dejar participar en la competición a aquellos clubs cuyas directivas no condenen expresamente lo que una vez tras otra sus aficiones transgreden?

Gaspar Albertos.

 


image_pdfimage_print
Comparte esto:
Share

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico conforme se publiquen. Sólo tienes que poner tu dirección y pulsar en el botón de suscripción:


Una respuesta a OTEGUI EN CATALUÑA Y “ESTELADES” EN MADRID

  1. Al parecer, en este país, las ilegalidades y los disparates sólo los cometen quienes cumplen las leyes. Los extremistas, los violentos, los contratodo, en cuanto se sienten mínimamente maltratados, se rasgan las vestiduras y apelan a esas leyes contra las que van. Y encima, muchos políticos se arriman a ese fuego, a ver si les calienta un poco… Para rematar, el 90% de este país no se atreve a decir lo que piensa, ni a contestar si algo no le parece bien, y sólo en petit comité se sueltan las lenguas… En fin, la tónica general es que esto siga así, y que todo se politice para hacer campaña, en especial en estos días.

Deja un comentario

Administrador de Caudete Digital: Miguel Llorens Tecles

Inicio de página