“RODALIES” Y POLÍTICA, EN DETRIMENTO DE ELIMINACIÓN DE PUNTOS NEGROS.

De todos es conocida la noticia que hace unos días anunciaba a bombo y platillo la dotación de 4.200 millones de euros de inversiones en obra pública en Cataluña durante la presente legislatura con destino preferente a la red de cercanías de Renfe en Cataluña, allí llamada “rodalies”.

A nadie escapa tampoco la marcada intención de esta decisión en cuanto supone un intento de contentar a la sociedad catalana y apaciguar el desafío separatista. Tan es así que para tal anuncio el mismo presidente de Gobierno Mariano Rajoy se personó en Barcelona haciéndose acompañar de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, del ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, el delegado del Gobierno en Cataluña y la cúpula de PP catalán, amén de alrededor de quinientos empresarios y directivos… pero ningún miembro del Gobierno catalán, cuyo presidente andaba por Washington lanzando lindezas contra España y su supuesta opresión sobre Cataluña.

Pues sepa, señor Rajoy, que mientras usted determina copiosas inversiones para la red de cercanías de Barcelona (que no creo yo que esté tan necesitada), los partidarios del “procés” se le ríen en las narices, y lo que es más chocante, se le ríen en las narices sin hacer acto de presencia, fíjese.

Pero viene a cuento esta reflexión porque mientras Fomento destina políticamente estas millonadas para Cataluña, algunos puntos negros de las carreteras españolas esperan pacientemente a base de contabilizar accidentes y victimas de tráfico que les llegue “la mano de nieve”, que diría Bécquer, que nunca llega. Estamos tan olvidados como el arpa.

Y como mejor ejemplo le voy a exponer un caso que me concierne por paisanaje y cercanía. Se trata del tramo de carretera nacional N-344 entre las poblaciones de Jumilla y Fuente la Higuera con el proyecto anunciado innumerables veces de convertir tal tramo en la culminación de la autovía A-33 que enlazaría Cieza con Fuente La Higuera o lo que es lo mismo, Murcia con Valencia por el interior. Pues bien, en ese tramo Jumilla-Fuente La Higuera, hoy aún N-344, hay una parte que va desde la intersección de esta nacional con la A-31 en el término municipal de Caudete, a su incorporación a la A-35 en el término municipal de Fuente la Higuera, de aproximadamente 11 kilómetros, que soporta todo el tráfico pesado que desde Andalucía Oriental, Murcia y la Vega Baja Alicantina circula en dirección a Valencia, Cataluña y Europa o viceversa. Es decir, prácticamente toda la huerta de España hacia Europa transita por este siniestro tramo que cada dos por tres nos ofrece su cara más amarga con victimas de tráfico en forma de heridos o muertos.

Pregúntele a su anterior ministra de Fomento, Ana Pastor. Por los múltiples anuncios y aún visitas que se han realizado asegurando plazos, luego incumplidos, debe ser bastante conocedora de este tramo de la N-344 que curiosamente en solamente 15 kilómetros transita por los términos de cuatro poblaciones correspondientes a otras tantas provincias, Yecla (MU), Caudete (AB), Villena(A) y Fuente la Higuera (V). Busque las estadísticas de siniestralidad de este tramo de carretera y le aseguro que se arrepentirá de no primarlo frente a las concesiones a las “rodalies” barcelonesas, pero claro, como por aquí no pedimos nada a cambio…

Gaspar Albertos.


Comparte esto:
Share
Recibe todas las noticias en tu correo electrónico conforme se publiquen. Sólo tienes que poner tu dirección y pulsar en el botón de suscripción:


Deja un comentario

Administrador de Caudete Digital: Miguel Llorens Tecles