maui caudete digital

Sobre el incendio en la Isla de Maui (Hawaii) Artículo de opinión de Antonio López

Lectores

El motivo de escribir este comentario es porque viendo las noticias difundidas por la CNN por televisión, tratan de ocultar la precariedad ambiental existente en la zona en la que se han producido más de 100 muertos. Es inaudito.

El 14 de agosto de 2006 dos caudetanos anduvimos por la zona de Lahaina, Maui, (Hawaii) y sus aledaños durante tres días, y pudimos observar la cantidad de «chamizos» que existían en la zona y, además, entre la amplia masa forestal, la existencia de grandes plantaciones de caña de azúcar y sus correspondientes fábricas de transformación. Todo ello, como al final ha ocurrido, empeorado por la climatología del momento, ha propiciado una descomunal hoguera que ha calcinado en apenas 8 horas toda la zona, incluso la localidad.

Ha quedado demostrado que la mayor estructura existente en la zona han sido las carrocerías de los coches y algún que otro muro de hormigón.

No se cómo habrá quedado la iglesia existente al lado de la carretera, donde todos los domingos decía una misa un español para los hispanos.

La isla de Maui, una de las más bonitas del archipiélago, formada por dos volcanes y un gran valle en el centro, que es el que se ha incendiado y al oeste del cual se ubica Lahaina, capital de la isla, con su puerto y pequeño aeropuerto. El resto de la isla, en el entorno de su costa, está ocupado por fabulosos hoteles de 5 estrellas que dan vida a la isla. Ninguno de estos hoteles se ha quemado.

Como es posible que hayan dejado a su suerte el centro, incluida la capital con sus servicios centrales, y que no hayan sonado las alarmas de prevención.

Quizás no tenga mucho sentido que me haya preocupado tanto del tema. Tengo muy bonitos recuerdos de esas vacaciones junto con mi mujer, y no puedo dejar de poner al alcance de todo el mundo que en todas partes, entre el gran poder y riqueza, existen lagunas humanas que se encuentran desprotegidas.

Soy uno más con experiencia vacacionales.

Antonio López

Miguel Llorens Tecles