Fibra óptica, o cómo disfrutar navegando

Por deformación profesional, me gusta hacer de vez en cuando una medición de la velocidad de mi conexión a Internet. Aunque desde siempre los resultados me han parecido decepcionantes, hace unos días me dio un inesperado subidón de adrenalina: las agujas parecían haberse vuelto locas, y los megas parecían no tener fin, tanto en subida […]

Continuar leyendo