Trucos para ahorrar dinero en tu empresa

Interesante

 

El dinero es ese gran amigo y enemigo de toda empresa. Todo negocio trabaja a pleno rendimiento para conseguir que los ingresos alcancen unos niveles adecuados y suficientes para seguir funcionando y creciendo, pero a veces los gastos son demasiado elevados y el margen de beneficios no es tan amplio como se desearía.

Eso es algo que se puede controlar, de hecho es posible hacerlo siguiendo una serie de consejos bastante sencillos. Si es precisamente lo que buscas, presta mucha atención a lo que te vamos a ir contando en los próximos apartados. Vamos a darte 5 trucos y consejos para ahorrar dinero en tu empresa que van a cambiar por completo el futuro de tu negocio. Son fundamentales.

5 trucos y consejos para ahorrar dinero en tu empresa

Puedes restar muchos de los gastos de tu negocio, y también aumentar los ingresos, con tan solo realizar una serie de labores bastante sencillas. Dejando a un lado todo el rendimiento de la empresa, adentrarte en los pequeños detalles, en los aspectos del día a día, puede hacer que tu facturación aumente y que los gastos disminuyan. En definitiva, puede hacer que ahorres muchísimo, y a continuación te vamos a explicar cómo:

Revisa las tarifas de telefonía e internet

Seguramente en tu empresa, como en cualquier otra, tengas contratada una tarifa de telefonía fija y móvil, como también conexión a internet. No será un paquete normal, puesto que no eres un particular, pero te conviene revisar lo que tienes y cuánto te cuesta, porque a veces ahí puede irse una importante suma de dinero.

El sector de la telefonía se renueva constantemente, de hecho, ahora mismo está empezando a movilizarse la nueva red con más velocidad con propuestas como la de Samsung 5G. Puede ser algo interesante para tu negocio, no solo por la innovación de esto y las facilidades que pone sobre la mesa, sino también por el abaratamiento de servicios previos. Aprovecha y renegocia, puedes recortar bastante en facturas.

Optimiza recursos

Tienes que controlar los gastos, pero también tienes que saber a qué partes de tu negocio dedicar más dinero para que haya más beneficios. El ahorro no solo implica recortar, también implica invertir con cabeza. Si mueves mil euros de un departamento a otro, pero esto provoca un aumento en la facturación considerable, estás haciendo una reinversión con cabeza y optimizando bien los recursos. Estás ahorrando.

Considera aprovechar sobre todo las novedades tecnológicas que aparecen, ya que son una muy buena forma de reducir gastos a largo plazo y maximizar el retorno. Asimismo, controla los viajes y los gastos adicionales que aparecen frecuentemente. Puede que sean totalmente innecesarios.

¿Te están pagando los clientes?

Por supuesto que el dinero es necesario, y más aún cuando has ofrecido un servicio o un producto que todavía no se ha pagado, o al menos no se ha pagado al completo. Controla los clientes que tienes y los trabajos que has realizado para ver si todas las cuenta están al día, porque eso es algo fundamental para tu negocio. Ten en cuenta que necesitas los ingresos para seguir operando, y que hay clientes que pueden traer más problemas que soluciones.

Por eso, aquellos que no sean buenos pagadores por impagos, es mejor que los elimines de tu cartera de clientes. Salda tus deudas y busca nueva clientela, que sea más eficiente y formal a la hora de pagar. Y, por supuesto, sé respetuoso y profesional a la hora de exigir los pagos.

La planificación es esencial

Evidentemente, llevar una empresa requiere ser previsor y planificar con detenimiento y cuidado. Por eso, antes de abordar una nueva operación o incluso de adentrarte en un nuevo trimestre, es esencial que controles tanto los gastos como los ingresos que van a haber. Elabora un presupuesto previo de forma periódica y controla las cuentas.

Así, podrás ajustar bien los costes y calcular con más precisión el dinero que se va a mover. Es una muy buena manera de evitar el descontrol monetario y, sobre todo, de ahorrar recortando en aquello que no sea verdaderamente necesario. A veces, hacer cuentas es la mejor forma de ahorrar, por extraño que pueda parecer dicho de primeras.

El renting puede ser una solución

No tienes por qué comprar todos los vehículos, máquinas o aparatos que se usen en tu empresa. De hecho, la opción del renting es bastante buena para ahorrar costes. Si optas por ella, te ahorrarás los gastos de reparaciones, contarás con equipo nuevo durante el tiempo estipulado por contrato y, además, podrás descontar ese gasto de las facturas con las resoluciones trimestrales y anuales al hacer cuentas con Hacienda y el estado.

Esta vía cada vez lo pone más fácil, y por eso cada vez se usa más. Ahorrarás mucho dinero, aunque no tendrás tantas cosas en propiedad.

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta