El caudetano Juan Cristóbal Benito recorrerá 10 países latinoamericanos en bicicleta

El caudetano Juan Cristóbal Benito recorrerá 10 países latinoamericanos en bicicleta

Deportes

Desde República Dominicana hasta la Patagonia, en Argentina, en un trayecto que durará más de un año y medio. Esa es la aventura que emprendió hace unos seis meses Juan Cristóbal Benito Ferriz, un caudetano de 43 años decidido a recorrer Latinoamérica en bicicleta, añadiendo a su aventura la práctica deportiva, pues, como explica, «escalo las montañas más altas de cada país por los que paso y participo en maratones, ultramaratones o cualquier otra carrera que se celebre en ellos».

Benito está recogiendo su experiencia y motivaciones en un blog, en el que desvela que «la idea de hacer este gran recorrido llega porque siempre me gustó la relación que guardan la naturaleza y el deporte. La bicicleta te permite disfrutar de la naturaleza y, lo mas importante, sin contaminar. También te da eso que no te da ningún otro medio de transporte, una sensación de libertad inigualable. Además te acerca a la tierra, a sus gentes y paralelamente a ello vas descubriendo un nuevo mundo».

En enero de 2016 tiene previsto entrar a Argentina, el último país que visitará en un reto para el que asegura que «no me he preparado especialmente, puesto que no voy a batir ningún récord, ni nada parecido. Mi idea es hacer al día unos 80 o 90 kilómetros, dependiendo de los enlaces y sitios bonitos que ver en la zona, que por supuesto no me los quiero perder, pero, sobre todo, conocer a las gentes del lugar e involucrarme lo más posible en sus conocimientos, ya que agrandarán los míos también, conviviendo el mayor tiempo posible con ellos».

Así transcurre su vida desde el año pasado, cuando se decidió a emprender la aventura, aunque Benito llevaba madurando el proyecto desde mucho tiempo antes. Según se desprende de sus escritos, los efectos de la crisis económica y su hastío de «un sistema de imposición y prohibición y además, pervertido», también contribuyeron a la decisión. «A romper las barreras, creadas normalmente por tu entorno más cercano y que siempre son de protección absoluta ante lo desconocido. Una vez rotas, tomando la decisión de comenzar tu viaje, se abre ante ti un mundo inmenso de posibilidades», añade.

En cuanto a otras motivaciones personales, añade que hubo también cuestiones de salud: «toda la vida me he mantenido activo más o menos, hasta hace unos 15 años que me diagnosticaron asma bronquial. El médico, lo recuerdo como si lo estuviese viendo ahora mismo, me dijo que podría hacer algo de deporte pero sin forzar, controlado y con moderación. El esfuerzo y la hiperventilación hacen al asmático mas vulnerable, y es muy probable que el cuerpo se defienda con un ataque de asma, y según en qué circunstancia y lugar te suceda, puede ser algo muy grave. A partir de aquí, eres dependiente de una medicación. Pensé que nunca podría disfrutar de mis caminatas eternas perdido en las montañas, ni subir montañas con mi hermano, ni podría correr o hacer rutas con bicicleta y se me cayó el mundo encima. Esto fue un lastre para mí y una recaída, tanto física como psicológica. A partir de reflexionar unos años, ya me lo tomé como un reto personal el querer, a parte de subir el nivel físico poco a poco, embarcarme en una aventura tan grande como ésta, para demostrarme a mí mismo que podría superarlo».

El aventurero caudetano calcula que realizará, aproximadamente, unos 18.000 kilómetros en su trayecto (en jornadas de 80 o 90 diarios, cuando está en ruta). Lo hace con alrededor de 21 kilos de equipaje.

El viaje de Juan Cristóbal Benito comprende 10 países latinoamericanos, permaneciendo varios meses en cada uno de ellos (en función de su superficie y las pruebas en que participe). Son, por este orden: República Dominicana, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador (en los que ya ha estado), Bolivia, Uruguay, Paraguay y Argentina (los que le falta por recorrer).

Los planes de Benito pasan por ascender 14 montañas y participar en otros 14 maratones o medios maratones (además de otras pruebas atléticas). Por ejemplo, en Colombia tomó parte en el Maratón de las Flores (Medellíri) y en Nicaragua en la Subida al Mirador de Cañón Somotó. En cuanto a montañas, en Costa Rica ascendió al Cerro Chiripo (3.820 metros, el más alto del país) o en Colombia al Volcán Cayambé (5.790 metros).

 

Deja una respuesta