El triunfo del CBD

Interesante

El Cannabidiol o CBD es uno de los cannabinoides de la planta del cannabis cuya popularidad ha estado batallando en el marco legal de todos los países, incluso de los que forman parte de la Unión Europea, pues para nadie es un secreto que dado su potencial medicinal se ha forjado una lucha contundente en pro de su legalización, ya que la mayoría de productos derivados de la planta del cannabis van en contra de las leyes. Sin embargo, adquirir marihuana CBD en línea de Justbob es una buena alternativa para los que buscan ser condescendientes con la planta y disfrutar de sus beneficios dentro de los parámetros legales, pues, en este caso, los niveles de Tetrahidrocannabinol o THC son controlados para que no supere la normativa legal, es decir, deben estar por debajo de 0.2%. Bajo este mismo panorama, la Comisión Europea ha trabajado incesantemente para canalizar la legalización del CBD, y finalmente, ha sido declarado como un compuesto no narcótico y que puede ser comercializado libremente entre los países que forman parte de la Unión Europea sin que se presenten problemas de fiscalización.

El CBD gana la batalla

El recorrido ha sido largo y, desde el principio, el CBD dio muestras de sobresalir, pues a partir de su descubrimiento en 1940 la ciencia se enfocó en reconocer su posición y mecanismo de acción dada la familiaridad que existía con el THC. A pesar de que la evidencia de su valor terapéutico había sido expuesta y que la medicina natural lo ha utilizado como aliado, faltaba la aprobación de las grandes organizaciones mundiales, es así como el pronunciamiento de la Organización Mundial de la Salud se dio a conocer a través de una serie de recomendaciones donde se sintetiza el hecho de que los preparados con alto contenido de CBD y una proporción de THC que no supere el 0.2% están libres de fiscalización legal. Por si fuera poco, la Agencia Mundial Anti Dopaje ha sido clara en la decisión de darle el visto bueno al CBD, esto se logra tras la salida del compuesto de la lista de sustancias nocivas para la salud, este es un gran paso para las diferentes asociaciones deportivas, pues para nadie es un secreto que han sido muchos los deportistas penalizados por el uso de sustancias psicoactivas o por la adicción a diferentes fármacos empleados para la recuperación de lesiones.

En este escenario, el CBD ha llegado para cambiar la visión del cannabis, incluso se ha convertido en uno de los aliados naturales de mayor alcance para la medicina deportiva, pues el uso de parches, cremas tópicas y aceites son parte de los tratamientos empleados para combatir el dolor causado por lesiones deportivas, lo mejor es que, todo ocurre bajo el amparo legal y los deportistas no corren riesgo de padecer de adicción o alteración de la percepción de la realidad, punto que es clave para el perfecto desempeño físico y mental en las diferentes disciplinas deportivas. Todos estos logros del CBD son los responsables de su reconocimiento legal y del cambio de conciencia de la sociedad ante su uso.

CBD en la cultura moderna

Ahora que el CBD ganó la batalla y se desvincula de los conflictos que todavía rodean a los estupefacientes y a las sustancias ilícitas, es cada vez más común ver cómo este compuesto puede ser fácilmente incorporado en la vida diaria sobre todo para las personas que llevan una rutina ajetreada y llena de estrés; la presentación que más se comercializa es la forma de extracto oleoso o aceite de CBD ¿Cómo lo logra? Sencillo, aquellos que deben enfrentarse a un ambiente laboral cargado de situaciones estresantes, pueden usar dosis estipuladas de este producto de forma sublingual y de inmediato el compuesto entra en acción para liberar sustancias que propician la calma, por su puesto sin alterar la percepción de la realidad por lo que el individuo puede seguir ejecutando sus actividades sin poner en riesgo su desempeño laboral o el de sus compañeros.

Luego de un tedioso día de trabajo, es normal regresar a casa con niveles de estrés muy altos, por lo que conciliar el sueño resulta tarea difícil, ante este escenario el CBD también tiene respuesta, unas cuantas gotas del aceite o incluso un masaje relajante con cremas a base de CBD pueden lograr el estado de relajación que se necesita para poder dormir plácidamente y potenciar la calidad del sueño que es necesaria para recuperar las energías y poder cumplir con las actividades del día siguiente. Es preciso mencionar que cada producto cuenta con instrucciones para su uso, incluso, las dosis deben ser establecidas por especialistas en la materia, de lo contrario no se garantiza que la persona pueda gozar a plenitud de los beneficios y bondades de este compuesto; en la mayoría de los casos se debe empezar con una dosis pequeña la cual se va ajustando a medida que se monitorea la respuesta del organismo, todo esto con la intención de establecer la dosis justa para cada situación de salud en específico.

Comparte esta noticia:

Deja una respuesta