Ganemos Caudete pide la dimisión del alcalde por no personarse el Ayuntamiento en la causa contra el empresario que derribó los olmos de La Cruz

Política

Comunicado de Ganemos Caudete –

«¿POR QUÉ MIENTE EL SEÑOR MOLLÁ? (SOBRE LOS HECHOS ACAECIDOS EN EL PARAJE DE LA CRUZ)

El pasado día 5 de septiembre se celebró en el Juzgado de lo Penal nº 2 de Albacete el juicio por los hechos acaecidos en febrero de 2015 en el paraje de la Cruz, tristemente conocidos por todos.

Un empresario local (ya no es necesario decir presuntamente) en estado de embriaguez perpetró el mayor acto de vandalismo que se recuerda en Caudete, derribando tres olmos centenarios, un monolito, una farola y distintos elementos de mobiliario urbano utilizando para ello una retroexcavadora de más de veinte toneladas.

No es necesario hablar más sobre el hecho en sí. Mucho se ha dicho y escrito sobre la gravedad del asunto y también sobre lo afortunados que fuimos, caudetanos y caudetanas, de no tener que lamentar desgracias personales. Hay que recordar que los hechos se producen a escasos metros de un parque infantil y del principal recinto deportivo municipal un domingo a una hora muy frecuentada. No hay más que observar las fotos de lo sucedido y ver que a escasos centímetros de uno de los árboles derribados se encuentra el autobús de un equipo de fútbol que competía esa tarde frente al caudetano.

Ahora pretendemos analizar la postura del Ayuntamiento, con su alcalde, el señor Mollá, a la cabeza, y poner en evidencia la gran cantidad de mentiras que se han vertido y su manifiesto incumplimiento del deber.

En tres plenos municipales distintos, GANEMOS CAUDETE ha preguntado por qué el Ayuntamiento decidió no personarse en esta causa y no hemos obtenido respuesta (no dude, señor Mollá, que lo seguiremos intentando). Y es que parece que nuestro Alcalde finalizará su etapa como tal sin haberse dado cuenta de que representa a TODA la ciudadanía de Caudete y que entre sus deberes está la salvaguarda de los intereses de Caudete y sus habitantes, y no los de sólo uno de ellos, que es lo que parece desprenderse de su actuación en este asunto. Tampoco parece el señor Mollá capaz de aprender lo que es un pleno, ni lo que representa. Que cuando un concejal pregunta en un pleno lo hace en nombre del pueblo de Caudete. Si entendiera esto no se explicaría que ante una de las ocasiones en la que se le preguntó por este asunto no contestara y espetara a nuestro concejal Pedro Ortuño un  “¡respondo a lo que me da la gana!” más propio de una macarra discusión de taberna que de las palabras de un primer edil en pleno.

Pese a que no responde directamente y en pleno a nuestras preguntas, asegura el alcalde que el Ayuntamiento ha hecho todo lo que estaba en su mano para perseguir estos hechos y conseguir su reparación. Pero no es cierto. Si así fuera, suponemos que no tendría ningún inconveniente en explicar públicamente cuáles fueron sus decisiones y actuaciones encaminadas a tal fin. Pero su silencio es en este caso, desgraciadamente, sincero. No puede explicarnos sus actuaciones, sencillamente, porque no existieron.

Ahora que tenemos una sentencia firme, tras unas diligencias y juicio públicos, podemos aportar todos los datos sobre este asunto.

La denuncia: asegura el señor Mollá que denunció personalmente los hechos. Falso: las diligencias se inician con un atestado de la Guardia Civil el mismo día de los hechos y no aparece en ellas denuncia alguna del señor Mollá. Si el alcalde quiere rebatir esta afirmación, lo tiene muy fácil, basta con que muestre copia de la denuncia que presentó, pero no podrá hacerlo, porque no existe.

La personación: segura el Sr. Mollá que se personaron e hicieron todo lo que debían en este asunto. Falso: el Ayuntamiento no se ha personado. Y este es un punto fundamental, ya que hará que  sea muy difícil, sino imposible, que el ayuntamiento cobre la indemnización si no se produce un pago voluntario por el condenado.

Su actuación se limita a aportar ante la Guardia Civil una valoración de daños (ya analizada como mínima en un artículo anterior, baste indicar que uno de los olmos se valoró en 1.100 euros y otros dos en 733 euros cada uno) y desentenderse por completo del asunto. Nuevamente, tiene muy sencillo el alcalde rebatir esta información, basta con saber quién fue el abogado que defendió en sede judicial los intereses del Ayuntamiento y cuál fue su solicitud de pena e indemnización en juicio, pero no podrá hacerlo, porque no existe.

Incluso en este punto sonroja más si cabe la actitud del señor Mollá y las mentiras que envuelven su gestión. Si revisamos el acta del pleno celebrado el día 26 de marzo de 2015 encontraremos en las explicaciones sobre su actuación, en este caso, en boca del señor Estarellas, manifestaciones tales como:  “Evidentemente está puesta la denuncia, se han seguido las diligencias y se está esperando que siga el procedimiento normal de cualquier hecho de este tipo…”  o que “Bajó el alcalde expresamente con la peritación para que a partir de ahí se hagan las diligencias que corresponda con todo el ímpetu de la ley”. Pues hasta eso es falso, señor Mollá, ni denunció ni bajó usted “expresamente” con la peritación. El encargo lo recibió un funcionario municipal tal y como consta en las diligencias. Fue él quien aportó la valoración de daños, quien firma la diligencia y quien preguntado por la Guardia Civil sobre si tenía conocimiento del autor o autores del hecho manifiesta “que no, que en el Ayuntamiento no le han dicho nada”. Y fue a él a quien se le hizo el ofrecimiento de acciones para personarse en el procedimiento. También es muy sencillo rebatir esto, señor Mollá, basta con que presente la diligencia en la que usted entregó personalmente la peritación y su declaración ante el instructor. Pero no podrá hacerlo, porque no existe.

En definitiva, la actuación del alcalde en este asunto rebosa ineficiencia, inacción y mentiras a partes iguales. Cualquier calificativo que quisiéramos aplicar a su gestión sería insuficiente. Y quizá usted no sea consciente, señor Mollá, pero su silencio ante nuestras preguntas en este tema no hace más acentuar su falta de capacidad para el cargo que ocupa, al tiempo que alimenta la teoría que recorre el pueblo y que, por cierto, es la mantenida por el causante de los hechos desde apenas media hora después de que ocurrieran al ser detenido.

Señor Mollá, el pueblo necesita una explicación a su nefasta gestión de este asunto y usted debe darla, pero no podrá hacerlo ya que, aunque en este caso sí existe, debería acompañarla de su dimisión.»

Fuente: Ganemos Caudete

Comparte esta noticia:

- | | |

1 respuestas a “Ganemos Caudete pide la dimisión del alcalde por no personarse el Ayuntamiento en la causa contra el empresario que derribó los olmos de La Cruz

  1. Resulta incomprensible que el Ayuntamiento ni denunciara los hechos ni se personara como acusación particular. Sus razones tendrán, pero dada la gravedad de los hechos y el potencial riesgo que supuso el atentado para la integridad de las personas que por allí andaban cuanto menos Mollá y los suyos deberían explicarnos por qué ni denunciaron ni se presentaron como acusación.
    Lejos de aclarar su postura, cuando se le interpela al respecto, el Alcalde miente o directamente calla. Los suyos callan y en el último Pleno Moisés, no sé si engañado por Mollá, falto de información o sumado a la causa de la mentira, reincide con que sí que denunciaron y sí se personaron. No, no lo hicieron nunca como acusación. No, no denunciaron. El comunicado de Ganemos aclara meridianamente como puede el Ayuntamiento demostrar que lo que decimos es falso. Esperamos. Mejor sentados.

Deja un comentario