Ángel Alonso, esa mente prodigiosa…

Editoriales

Ayer me hicieron llegar un artículo del periódico Levante del pasado día 29 de febrero. En él aparecía una entrevista a Ángel Alonso, quien pasó muchos años a caballo entre Valencia y Caudete, y con quien compartí muy buenos momentos con nuestra pasión común: la informática.

Sus padres, María Dolores y Ángel, son muy conocidos en Caudete. Ángel estudió en Valencia Informática y Telecomunicaciones, y por aquella época coincidimos en diversas ocasiones. A mí me encantaba poder hablar con alguien que sabía tanto de informática, una materia que por aquel entonces era muy poco conocida. Por supuesto, sus conocimientos eran ya muy avanzados, porque además de estudiar mucho… le apasionaba lo que hacía. Yo, por supuesto, llegaba un momento en que apenas podía hacer otra cosa que babear…

También coincidimos más de una vez en la famosa Party que, durante años, se estuvo celebrando en Caudete, una actividad sorprendentemente innovadora en nuestro pueblo que, por desgracia, ha entrado en standby, aunque quizás no definitivamente… El tiempo lo dirá.

Sin embargo, desde hacía muchos años ya no había vuelto a tener noticias de Ángel. Sabía que estuvo trabajando en Irlanda y en Suiza, pero poco más conocía de su trayectoria. Y ahora me entero de que Ángel es el responsable de la seguridad informática… ¡de la Bolsa de Suiza! Para decirlo correctamente, la SIX Swiss Exchange, la principal bolsa de valores del país helvético, y la cuarta más grande de Europa.

Sinceramente, fue un motivo de alegría para mí. Esto es como si uno es ciclista aficionado y tiene un conocido que gana el Tour de Francia, por poner un ejemplo. Se trata de un puesto de una responsabilidad brutal, y que sólo los mejores pueden optar a alcanzar.

Para que nos hagamos una idea, Ángel libra una guerra a diario. Literalmente. No quiero ni pensar la de sustos que se llevará al dos por tres, ni la tensión que puede generar en determinados momentos un puesto como el suyo. Por eso, aparte de la preparación técnica, quien esté al frente de un trabajo así debe contar, inexcusablemente, con una personalidad muy especial, con unos nervios de acero y un sentido de la anticipación de los problemas muy acusado.

SIX Swiss Exchange obtuvo en 2018 unos beneficios netos de 1.734 millones de euros. El dinero que se maneja a diario es casi incalculable… al menos para mí. Por eso, una entidad como esta soporta miles de ataques informáticos al cabo del día y, a veces, miles de ataques por minuto… o por segundo. Y, además, ataques distintos, variados, cada vez más sofisticados, más avanzados… Gestionar un escudo de protección ante semejante bombardeo, distinto cada día, y que todo siga funcionando como si nada ocurriese, es una labor inmensa.

No conozco con detalle su trabajo exacto, lógicamente, pero conociendo su forma de ser y su buena educación, creo que quienes han contratado a Ángel han tenido muy buen ojo. Su perfil es idóneo para batallar contra los miles de hackers que pululan por el mundo virtual. Por preparación, y por personalidad.

Para terminar, envío mi felicitación a Ángel, y le deseo toda la suerte del mundo, porque aunque el conocimiento es la base del éxito, a veces contar con un poco de suerte puede ser crucial.

Caudete Digital

Comparte esta noticia:

-

Deja una respuesta