Caudete y los trenes que pasan de largo

Editoriales

Caudete tiene unos 10.000 habitantes, está situado enmedio de un importante nudo de comunicaciones y dispone de estación de tren. Pero parar, no para ninguno.

El 26 de mayo de 1858 se inauguró la estación de ferrocarril de Caudete, con la apertura del tramo Almansa-Alicante. El viaje inaugural fue presidido por la Reina Isabel II, aunque según consta en la documentación oficial, la puesta en marcha real de las instalaciones fue el 15 de marzo de 1858. Desde el 31 de diciembre de 2004, Renfe explota la línea, mientras que Adif es la titular de las instalaciones ferroviarias.

El ferrocarril tuvo gran importancia en la historia de Caudete, y no sólo para el transporte de viajeros, sino también en el plano comercial. Una línea de autobús comunicaba con regularidad el pueblo con la estación, y el tren contribuyó drásticamente en la expansión y modernización de Caudete.

En la primera época de la Transición, y tras UCD, el gobierno de Felipe González cerró multitud de empresas que no eran rentables en aquel momento, en un duro proceso de reconversión y reindustrialización. En aquel proceso, muy necesario por otra parte, se cometieron errores graves, como la supresión de multitud de paradas de tren que, incomprensiblemente, dejaron casi aisladas a extensas comarcas de muchas zonas de España.

Desde entonces, Caudete fue de mal en peor en este aspecto. La construcción de autovías y la mejora de otros medios de transporte, nos ha ido privando, poco a poco, de un medio de transporte, el tren, que el tiempo ha dejado en su sitio, ya que es de gran utilidad y, prácticamente, necesario en cualquier población. Pensemos en los estudiantes, en las personas que trabajan fuera de Caudete, en la gran cantidad de caudetanos que se desplazan por mil motivos a Villena, Elda o Alicante… Aunque la mayoría utiliza el coche, hay otros tantos que no tienen esa posibilidad, o que preferirían desplazarse en tren (por seguridad, por menor gasto, por comodidad, etc.)

Pero volvemos a los grandes errores, porque parece ser que a los gobiernos de turno les gusta más inaugurar líneas de AVE, que pequeñas, pero muy prácticas, líneas de cercanías. Les encanta hablar del Corredor Mediterráneo… pero no se terminan de completar líneas más sencillas, mucho más económicas, pero de gran impacto para los ciudadanos.

En Caudete, teóricamente, para un tren hacia Valencia, una o dos veces por semana. Es algo que algunos llamarán simbólico, pero que yo llamo vergonzoso, para una población como la nuestra. Y no se trata de que haya que construir la vía, o la estación… No. Se trata de que se sienten delante de un ordenador y hagan una reorganización razonable del tráfico ferroviario. Pero eso, se ve que es mucho trabajo para Renfe, que prefiere dejar sin servicio de cercanías (con Villena, Elda, Alicante, Almansa…) a una población de 10.000 habitantes.

Estos días se va a inaugurar el nuevo servicio de cercanías Alicante – Villena. Además, van a bajar los billetes. Como Caudete pertenece a otra comunidad autónoma, o con esa excusa, nuestro pueblo vuelve a quedar fuera de los planes de Renfe. Caudete vuelve a quedarse con su estación y con sus vías, viendo cómo pasan los trenes por su puerta… pero sin detenerse.

Comparte esto:

Etiquetas:

3 comentarios en “Caudete y los trenes que pasan de largo

  1. Buenos días,
    Yo suscribo el escrito editorial y el comentario del Sr. Albertos.
    Estos son los beneficios de estar en Castilla-La Mancha: Abandono, menosprecio, mofa.
    Caudete es un pueblo humillado por no estar en donde le corresponde.
    Si el Gobierno español fuese valiente, aprovechando la ocasión del nefasto independentismo catalán, (y he vivido en Barcelona, que ha sido una ciudad con sus gentes amabilísimas en mayoría y donde se hablaba catalán en tiempos de Franco, sin imposición), eliminaba las insensatas autonomías y centralizaba todo en un gobierno único, como está en Francia.
    Y quitadas las fronteras interiores, ciertamente Caudete salía ganando en todo.
    Sí, ese tren de cercanías Alicante-Villena, al menos en algunos de sus servicios debía terminar en Almansa con paradas en Caudete y La Encina.
    También los Ayuntamientos, debo pensar no se han interesado en reclamarlo. Aún menos el de Almansa, el alcalde del cual aspira a hacer méritos para que lo nombren presidente de una región tan superflua como en la que figura y pedir un tren a Alicante le indispondría para sus ambiciones personales.
    Yo conocí el autobús que unía Caudete con su estación. Se llamaba el “coche de la estación” y aún estaba otro, “el coche de Yecla” parecía una carreta, que con parada en Caudete se dirigía a La Encina, cuando en su estación realizaban misiones todos los trenes que pasaban y no eran pocos, se podía ir sin transbordo a Barcelona, y prácticamente las principales ciudades de Andalucía con el “sevillano”, el “malagueño”, el “granadino”.
    Ahora pasa de largo un tren Ave por su vía especial, el mantenimiento del cual supondrá permanecer en deuda hasta el año 3.000, para no dar servicio sino a tres o cuatro ciudades.
    Por favor, Ayuntamiento de Caudete, exiga hasta conseguirlo en que se recupere la estación y déjense de pasar el tiempo en lanzarse los trastos los unos contra los otros.
    Cordialmente.

  2. Lo que no entiendo es como desde que se anunció esa linea de cercanías Alicante-Villena, los ayuntamientos de Almansa y Caudete conjuntamente, y si no se consideraban escuchados a través de la Diputación Provincial, o más aún desde la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, no se hayan dirigido a Renfe (o al menos no lo he visto anunciado) para solicitar y demostrar la conveniencia de que esa linea sea extendida hasta Almansa lo que significaría el contar con una población potencial de más de 45.000 habitantes como usuarios de esa linea de cercanías contando con la población de Caudete, Almansa y poblaciones cercanas a esta última.
    Al fin y al cabo, comercialmente, en plan educativo y para disfrutar del ocio, va más gente a Alicante que a Albacete o a las Lagunas de Ruidera.
    Y dejémonos ya de fronteras absurdas.

Deja un comentario