Comunicado de Ganemos Caudete

Política

“DECRETO 1095

Desde el pasado día cinco de abril, el dimisionario Alcalde de Caudete José Miguel Mollá Nieto consta como personal eventual de la Diputación Provincial de Albacete, con derecho a percibir los haberes inherentes a un puesto “de confianza”, que quiere decir que va a cobrar un suculento sueldo procedente del presupuesto público por obra y gracia del Presidente provincial del PP, Francisco J. Núñez, Alcalde de Almansa.

No nos podemos imaginar los méritos que hacen merecedor de tal premio a nuestro regidor emérito, pero sabemos con seguridad que no se debe precisamente a una gestión brillante en nuestro pueblo. De hecho, seguimos padeciendo diariamente las consecuencias de su paso por el despacho de alcaldía. De las promesas que enumeró en su discurso de investidura, no cumplió ni tan solo una. De aquel problema que iba a solucionar con un golpe en la mesa, haciéndose personalmente responsable, se olvidó al día siguiente viendo cómo aumentaba y se enquistaba socavando la convivencia de los vecinos y pasando a convertirse en la principal preocupación de la ciudadanía. Por último, todos recordamos el motivo de su dimisión; la firma de los contratos de suministro eléctrico a dedo, saltándose todas las leyes y procedimientos.

Tras su dimisión, heredamos una situación política inestable y anodina, ajena a los problemas de Caudete, con un equipo de Gobierno que carece de proyecto y dirección política clara; nadie sabe nada y las responsabilidades se desplazan hacia todos los lados.

Esto nos hace pensar que la gratificación concedida a J.M. Mollá se debe a servicios prestados al partido, no a nuestro

pueblo, y esto es un reflejo nítido de la política rancia, partidista y sectaria que tanto daño está causando al sistema democrático en el que vivimos y que está consiguiendo que los ciudadanos pierdan la confianza en las Instituciones, percibiendo a la Administración Pública como un problema y a sus representantes políticos como adversarios.

Desde Ganemos Caudete no vamos a permitir, impertérritos, este mercadeo de recursos y bienes públicos. Vamos a denunciar, de todas las maneras posibles, este comercio inmoral de favores y beneficios políticos, que pueden ser legales pero no guardan ni por asomo unos mínimos principios éticos.

Es necesario y urgente cambiar la dinámica social y económica en la que vivimos. Las Instituciones y Administraciones públicas no pueden estar al servicio de unos pocos, su existencia se debe únicamente al provecho común, y no podemos permitir que sus recursos sean patrimonio exclusivo de determinados partidos políticos que demuestran, día a día, que sus intereses están cada vez más alejados de los de los ciudadanos, y que su función es exclusivamente perpetuarse en el poder.

Queremos, finalmente, mandar un mensaje de ánimo a todas las caudetanas y caudetanos para que se impliquen en este cambio a través de la participación activa que focalice y determine las actuaciones de los poderes públicos para que den respuestas reales a los problemas reales que padecemos.

Un Caudete mejor es posible.”

Fuente: Ganemos Caudete

 

Comparte esta noticia:

-

Deja un comentario