Suspendido el primer día de los Episodios Caudetanos por la lluvia, y retrasada la Ofrenda de Flores hasta las once de la noche

Fiestas en crisis

Editoriales

No cabe duda de que nuestras Fiestas están en crisis. Una crisis más profunda de lo que podamos pensar, si es que hay alguien que, siquiera, piense en ello.

Estuve cuatro años de Secretario de la Asociación de Comparsas, más otro par de años coordinando los trabajos para terminar sus Estatutos, más varios años participando como secretario de la Comisión de los Episodios caudetanos, con la que obtuvimos el deseado BIC, y también estuve cuatro años de concejal de Fiestas. Estoy muy orgulloso de haber trabajado por las Fiestas de mi pueblo, pero esto también me da cierta autoridad moral para analizar la situación actual.

Y la situación actual es que el desinterés de los festeros y las festeras hacia las Fiestas es cada vez mayor. Evidentemente, no hablo del día 6 de septiembre por la tarde en el Barrio San Francisco, donde sólo hay que ponerse el traje y ponerse a desfilar. Eso no es interés, sino ganas de disfrutar, y bien está que así sea.

Pero pagar una cuota y esperar, sin más, a que todo esté organizado, sin preocuparse a lo largo del año de cómo se va gestionando nuestra Comparsa, de si podemos colaborar de alguna forma, o de cómo se van preparando las diversas actividades que se organizan, con mucho esfuerzo, a través de la Asociación de Comparsas, no dice mucho del interés del mundo festero de Caudete. Las juntas que organizan las Comparsas no suelen tener muchos asistentes, pero las que organiza la Asociación, todavía son más desérticas.

El otro día se celebró una junta para elegir nueva directiva de la Asociación de Comparsas. De todos los socios de las Comparsas, que podemos cifrar en unos 2.000, por redondear, asistieron 18 a la junta. Y tampoco se presentó lista alguna para dirigir la Asociación.

Si esto no es desinterés, ya me diréis qué es… Es verdad que decimos que los problemas relacionados con la pólvora han mermado la participación, y que la crisis afectó a la economía e influyó directamente en las Fiestas, pero a todo eso hay que sumar que nadie está dispuesto a mover un solo dedo para colaborar, para trabajar de algún modo en eso que, en apariencia, tanto queremos.

La Asociación de Comparsas es necesaria, pero si no hay interés en que funcione, será el Ayuntamiento el que finalmente se haga cargo de la organización de las Fiestas, tal y como ocurría antes de la creación de esta entidad festera. En ese caso, las Comparsas tendrían que organizarse con los técnicos municipales correspondientes para llevarlas a cabo, aunque me resulta todo un misterio saber si esto sería mejor o peor que ahora… Sospecho que muchas cosas tendrían que empezar desde cero.

El llamado “espíritu festero” no se prodiga en nuestro pueblo, tenemos que reconocerlo. Las actividades festeras a lo largo del año no abundan, salvo las citas ineludibles de las cenas de Comparsas, en especial, durante el verano. Confraternizar entre Comparsas… poco, y salvo la Semana Festera, que demasiado hace con mantenerse viva, nadie diría que Caudete es un pueblo de moros y cristianos, si lo comparamos con otras poblaciones, donde sí se contagia ese ambiente de verdadera fiesta.

Mis palabras no pretenden ofender a nadie. Estamos en esta tesitura, pero es la que queremos y, por tanto, la que hemos de asumir. No se puede obligar a nadie a que tenga interés por algo. O se tiene, o no se tiene. Y tendremos que conformarnos con ir pasando el expediente año tras año, Fiestas tras Fiestas, hasta que, por alguna razón, quizás cambie nuestra perspectiva, o decidamos que es hora de dar un empujón a nuestras Fiestas… o no.

Comparte esto:

Etiquetas:

1 comentario en “Fiestas en crisis

  1. Hola Miguel, siento tu desesperanza, incluso te comprendo, pero siento decirte que las fiestas están muy desvirtuadas, ya lo he dicho otras veces, han estado llenas de excesiva pomposidad, y en otros muchos casos de tonteria, y aunque tampoco ayudó la crisis economica, creo que pasará algun tiempo para que llegue la normalidad. Habrá sido hasta bueno para coger experiencia.
    Pero dicho esto y con todo el respeto, no veo la palabra Virgen de Gracia por ningun lado, por eso decia que están desvirtuadas y, desde hace muchos años, las fiestas se celebran en honor a uno mismo, ( aqui meto a la MAYORDOMIA DE LA VIRGEN, porque creo que tienen excesivo celo sobre ella), a mi traje a mi escuadra y a mi guarida a mi capitanía a mi bandera a mi paseo de volantes etc…y todo esto, le ha hecho perder el sentido a la fiesta, bueno y las guaridas tampoco han ayudado mucho, otro foco
    antifiesta.
    Es mi punto de vista claro esta, y no quiero machacar al que trabaja para la fiesta porque tiene mi admiracion y respeto.
    SE HA PERDIDO LA ESENCIA.

Deja un comentario