Hablemos del Agua de Caudete

Editoriales

El PSOE y, en especial, Chimo Medina, se empeñaron en 2013 en municipalizar la gestión del agua en Caudete. Los argumentos eran, según ellos, sólidos y contundentes: la gestión por parte del Ayuntamiento iba a generar ingresos extras al municipio, además de mejorar la red y el servicio en general. Pues bien, voy a analizar en este editorial, de manera transparente como el líquido elemento, qué ha ocurrido en estos dos años de gestión municipal a cargo del concejal del Ciclo Integral del Agua, Chimo Medina.

Considero que el agua es una de las cuestiones más importantes para un municipio, un servicio básico que merece la máxima atención para quienes tienen la responsabilidad de gobernar, una prioridad que no debería de ser objeto de demagogia, partidismo, arma arrojadiza y mercadeo político, pero que fue eso, exactamente, en lo que se convirtió en nuestro pueblo en su momento.

Antes de nada, quiero dejar claro que todos los datos que voy a ofrecer a continuación provienen de informes de los técnicos municipales responsables del Servicio del Agua Potable, informes que me entregó personalmente el concejal del Agua, Chimo Medina, y se refieren al ejercicio completo de 2014.

Económicamente, ¿cuánto ha ganado Caudete municipalizando el Servicio del Agua Potable?

Nuestro pueblo no sólo no ha ganado ingresos extra con la municipalización del Servicio del Agua Potable, sino que ha sido un servicio deficitario.

Según los informes económicos del ejercicio 2014, el apartado de GASTOS asciende a 309.130 euros y el de INGRESOS a 281.745 euros. Esto arroja un déficit de 27.385 euros.

Pero no acaba aquí la cosa, porque los caudetanos tienen que saber que este déficit se crea a pesar de haberse subido las tasas de agua, como hemos podido comprobar todos en las facturas. Además, hay que tener en cuenta que parte del personal del Departamento de Obras está directamente implicado en el Servicio Municipal del Agua, dejando de actuar en el mantenimiento del pueblo, tal y como venían haciendo hasta el momento de la municipalización del servicio.

Es decir, que después de la subida de las tasas, el servicio ha sido deficitario y, además, ha mantenido ocupado a un departamento que debería estar realizando otras labores.

¿Qué ocurrió el primer semestre de 2013, antes de municipalizarse el Servicio del Agua? Tras terminar el contrato con Aqualia, se adjudicó el Servicio del Agua Potable a una empresa privada (DAM). El coste de los seis meses (enero a junio) fue de 117.000 euros. Si hacemos una simple suma, el coste de un ejercicio completo hubiese supuesto un coste total de 234.000 euros al Ayuntamiento, frente a los 309.130 euros que nos costó en 2014 a los caudetanos. Todos los ingresos hubiesen sido para el Ayuntamiento, ya que en el precio la empresa se ocupó de gestionar altas y bajas, facturación, mantenimiento y reparaciones de la red. El Departamento de Obras podía ocuparse de realizar el mantenimiento del pueblo, y no de llevar a cabo reparaciones relacionadas con el agua.

Tres son las razones que esgrime Chimo Medina para justificar el mayor coste del servicio. La primera es que, según él, cuando se hace una reparación se abre más tramo de calle para ir mejorando la red… Esto sería un argumento más o menos sólido si fuese verdad, pero, consultados los trabajadores, eso se hace realmente en contadísimas ocasiones, por lo que no sirve, ni de lejos, como justificación. Además, los datos son incontestables: la inversión en la red de agua realizada durante todo 2014 asciende a 2.678 euros. Osea, que mejoras en la red, pocas, por decir algo… porque más bien habría que decir que ninguna.

Las otras dos razones que argumenta el concejal Chimo Medina son el aumento en el coste de la energía, y el menor consumo de agua por parte de los usuarios. Siendo ciertos ambos extremos, ambos parámetros suponen una variación de menos del 5% sobre el total de los gastos, lo que representa un mínimo impacto en el global.

En mi opinión, municipalizar el Servicio de Agua Potable ha supuesto para Caudete un incremento claro de los costes de una forma injustificada. Era, y es, evidente que una empresa especializada puede gestionar el servicio de una forma más económica por razones de pura lógica: optimización de recursos, experiencia en la gestión, compra de material más eficiente y económica, etc. No hay más ciego que el que no quiere ver, pero cada cual que lo valore según entienda… La pregunta es, ¿cree usted que la municipalización del agua en Caudete ha sido económicamente rentable tras conocer estos datos?

¿Cuántas limpiezas en los depósitos de agua potable se realizaron en 2014?

Como recordarán, un tema que preocupaba mucho al concejal del Agua (antes de serlo) era la limpieza de los depósitos de agua potable de Caudete. A mi pregunta de cuántas veces se limpiaron los depósitos en 2014, la respuesta que me dan los técnicos es ninguna. Pero tampoco se limpiaron en 2013, ni en lo que llevamos de 2015.

A pesar de ello, en el presupuesto de la Concejalía del Ciclo Integral del Agua hay una partida de 6.539 euros destinados a la limpieza de los depósitos. ¿Cual es, entonces, el motivo de no haberse limpiado? En un Pleno, a esta pregunta respondió el concejal del Agua, Chimo Medina, que se tenían que hacer unos arreglos en los depósitos para facilitar la limpieza… Una respuesta que no tiene mucho sentido, porque los depósitos se han limpiado en numerosas ocasiones tal y como están ahora… A fecha de hoy, no obstante, todavía no se han limpiado, pese a que dichos arreglos ya hace tiempo que se han llevado a cabo.

¿Qué medidas ha tomado la Concejalía del Ciclo Integral del Agua para resolver el problema de la cal en Caudete?

Joaquín Medina ha denunciado por activa y por pasiva que el gran problema del agua en Caudete es la cal. Estoy de acuerdo con él. Joaquín ha escrito numerosos artículos, con reportajes fotográficos incluidos, que así lo atestiguan, y éste era uno de los motivos principales para municipalizar el Servicio del Agua en Caudete. Según él, se podía hacer mucho más por resolver este gran problema.

Preguntado recientemente en un Pleno sobre esta cuestión, me respondió que hasta el momento la única medida adoptada había sido que tras encontrarse casualmente con el Presidente de la Diputación en la inauguración del Centro de Salud, le había dicho, textualmente, «o me arreglas el problema de la cal o me encadeno en la Diputación.»

Resumiendo, en dos años no se ha hecho NADA para resolver el problema de la cal en el agua de Caudete, y tener el servicio en manos del Consistorio no ha servido tampoco para paliar esta cuestión, porque ni siquiera me consta que Chimo Medina haya ido, o vaya a ir, a encadenarse en la Diputación…

Pero si el concejal hubiese estado un poco al tanto, se habría dado cuenta de que en el Presupuesto existía una partida de 80.000 euros destinada a la adjudicación del agua a una empresa privada, algo que venía prorrogado y que ya no tenía sentido. En su momento podría haber pedido transferir ese dinero a sus partidas para, por ejemplo, invertir en un descalcificador, cuyo coste está en torno a los 90.000 euros. Ahora, ese dinero se ha utilizado en otros menesteres por no haberse usado antes. En uno de los últimos Plenos, se le felicitó porque había sobrado dinero en su concejalía, pero me pregunto si no sería lo adecuado invertir en mejoras del servicio.

¿Cuántos contadores con telelectura se han instalado hasta la fecha?

La Ordenanza Reguladora del Ciclo Integral del Agua, presentada por el concejal del Agua y aprobada en Pleno, contempla la obligatoriedad de instalar contadores del agua con telelectura. Esta fue una medida un tanto polémica, porque no parecía un momento muy adecuado, en plena crisis, para obligar a los usuarios a la compra de este tipo de contadores, más caros que los habituales.

La cuestión es que no se está cumpliendo la Ordenanza, ya que lo que se está haciendo es colocar contadores preparados para instalar un sistema de telelectura. Más de 300 se han instalado ya. Esto ha encarecido menos los contadores que si estuviesen equipados completamente con el sistema de telelectura, pero, en realidad, ¿servirá ese sobrecoste para algo? ¿Cuándo se pondrán contadores con telelectura completos? ¿O cuándo se instalarán los sistemas de telelectura en los contadores "preparados"…? ¿Se obligará a pagar entonces el coste del nuevo aparato?

Poco se sabe sobre esto, pero sospecho que no servirá para nada, al menos en muchos años. Y entonces no valdrán los modelos que ahora se están colocando… Ésta fue una propuesta pensada y hecha, pero sin valorar adecuadamente la repercusión real del sistema.

En definitiva, y sin ánimo de entrar en polémicas, en mi opinión la municipalización del Servicio de Agua Potable en Caudete ha tenido el resultado esperado. Un ayuntamiento con pocos recursos como el nuestro no puede hacer más de lo que se ha hecho, es decir, reparar averías y cobrar las tasas, y esto a un mayor coste que a través de una empresa especializada. Me consta que el Departamento de Obras lleva a cabo su trabajo de forma impecable a la hora de reparar las averías, pero también es evidente que Caudete precisa de inversión económica y tecnológica en su servicio municipal de agua potable, por lo que espero que el próximo gobierno municipal se tome en serio este reto y pueda actuar con mayor coherencia.

 

 

Deja una respuesta