La semana ‘de fiestas’ estará marcada por la estabilidad meteorológica y las temperaturas suaves

General

Hoy, 6 de septiembre, comienza una semana en Caudete que en un año «normal» sería muy especial, con la celebración de las Fiestas Patronales. Sin embargo, la suspensión de estas Fiestas dejará la agenda festera con muchísimos huecos, pese a que los rumores indican que algún que otro acto podrá llevarse a cabo a lo largo de la semana.

Sea como fuere, en lo meteorológico será una semana propicia para salir a la calle y disfrutar de unas temperaturas suaves, en torno a los 30 grados, que podrán subir algún grado más en las horas centrales del día. Los vientos serán flojos y los cielos estarán predominantemente despejados.

No habrá riesgo de precipitaciones, al menos hasta el próximo viernes, cuando hay una pequeña probabilidad de que descargue algún chubasco aislado, algo que iremos perfilando a lo largo de los días.

Baja también el índice ultravioleta, señal inquívoca de que el verano va tocando a su fin poco a poco y que el otoño ya nos espera a la vuelta de la esquina…

Comparte esta noticia:
- | |

1 respuestas a “La semana ‘de fiestas’ estará marcada por la estabilidad meteorológica y las temperaturas suaves

  1. Sería el momento, si alguna vez es posible que se vuelvan a recuperar las Fiestas, (menos mal que en Caudete no utilizan el cursilísimo término de No Fiestas), de determinar si los actos profanos, podrían desligarse de los religiosos, porque lo actual es inaguantable, un mezcle digno de la Decadencia del Imperio Romano.
    Otro disparate es comenzar las Fiestas con la Retreta tras el aburrido discursito de la «pregonà», como la llaman en mi pueblo del cual no voy a descubrir el nombre.
    Tenía sentido que el día de la Entrada acabase con la Retreta, puesto que había que «retirarse» en silencio a dormir o velar que eso significa el galicismo mentado, para acudir al alba a la recepción de la Virgen.
    ¿Qué pinta ahora la Retreta si toda la vorágine mayoritariamente se va a las «guaridas» a gamberrear, vociferar, beber, ensuciar y hacer ruido (lo llaman música), cual enérgumenos. Las guaridas son la verdadera ruina de las Fiestas.
    Es lo mismo que ha sucedido con, pongamos por ejemplo, las Fallas. Una estampida se produce desde hace años por el hecho de que miles de familias salen huyendo ante el infierno de unas Fallas super- hiper-macro-monstruosas. Para comenzar, el mes de «mascletàs» que se disparan, con el beneplácito del Ayuntamiento de la Ciudad, los componentes del cual, junto a las Falleras se apelotonan en el balcón principal de la Sede del Consistorio. Esas «mascletàs» se limitaban a la Semana de Fallas, ahora son un mes largo y los casales son las fuentes de ruido más insufribles. Igualico que las guaridas de Caudete, porque «mascletàs» o tiros tienen un límite en su duración, y se soportan, siempre dentro de un orden y una moderación.
    Y «a més a més» hihihi! Los muy zotes van y eliminan las imponentes salvas de arcabucería que eran los momentos fuertes de la Procesión de la Virgen a su llegada a las Plazas del Carmen y de la Iglesia.
    Mucha suerte a Caudete, que la necesita y se la deseo. Al fin y al cabo, yo soy caudetano aunque «no ejerzo», como me decía una enérgica señora catalana, de Mollerussa, así «soy catalana, pero ejerzo», se avanzaba a lo que estaba por venir con los independentistas, unos «somia-truites molt lladres».

Deja una respuesta