Listas de espera

Editoriales

hospital_almansaEl gobierno regional ha presentado el nuevo portal de Transparencia y Salud para que los ciudadanos puedan consultar información relativa al SESCAM y a la salud en general de Castilla La Mancha. Sin embargo, lo positivo de la iniciativa se enturbia por la realidad de los datos.

Desde junio hasta la fecha de hoy ha aumentado la lista de espera del SESCAM en un 35%. Ahí es nada. Y el dato no viene de otro sitio que del mismo SESCAM. Si nos centramos en el Hospital de Almansa, el hospital de referencia de los caudetanos, tenemos que la espera se ha incrementado considerablemente en Dermatología, pasando de 23,41 días a 51,59. En Ginecología también ha aumentado la espera de 43,75 días a 76,53, como también ha ocurrido en Oftalmología, de 46,72 días a 72,23. Destaca especialmente el aumento de la espera en Otorrinolaringología, de 26,85 días que tenían que esperar en junio los pacientes, en octubre son 71,83. También se incrementa la espera en Traumatología de 67,63 a 87,81 y en Urología, pasando de 23,81 días a 81,73.

La conclusión es que el SESCAM reconoce que los más de 800 pacientes del hospital de Almansa que hay en las listas de espera, tendrán que esperar 31 días más de media que en junio para ser operados.

El Servicio Regional de Salud ha explicado en Tele-Page (antes Tele-Cospe) que una de las razones más importantes del aumento de la lista de espera es que ya no se derivan pacientes a centros privados concertados. Es decir: por política, dicho en palabras llanas. El gobierno regional tiene entre sus prioridades no apoyarse en la sanidad privada aunque sea a costa, al parecer, de la salud de los castellano-manchegos.

Regina Leal, directora gerente del SESCAM, admite los datos, aunque trata de defenderse alegando que «antes» no había tanta información. Sin embargo, ésta es una defensa bastante débil, ya que se están ofreciendo datos reales y se admite que en este momento hay demoras poco menos que escandalosas.

La cuestión es si deben primar las promesas electorales, es decir, la política, sobre la salud de los ciudadanos. No sé hasta qué punto puede serle electoralmente rentable al PSOE presentarse como el enemigo número uno de la empresa privada cuando esto afecta a un tema tan básico como es la salud. A los enfermos poco les importan los tejemanejes de los políticos; lo que quieren es curarse cuanto antes, y ser tratados como merecen. Lo demás está bien para las tertulias, los mítines y la propaganda política.

El PSOE ha sido extremadamente crítico con la Sanidad durante el mandato de Cospedal. Hizo suya la bandera de salvar la Sanidad regional, pero si nos atenemos a los datos, no parece que la dirección sea, ni mucho menos, la correcta. El tiempo que transcurre desde que se detecta un problema que precisa intervención quirúrgica hasta que se opera, es uno de los indicadores más precisos de la calidad sanitaria. Porque excelentes profesionales tenemos en la Sanidad Pública, así como buenas instalaciones. Si en un determinado momento la Sanidad Pública no es capaz de absorver todas las necesidades que precisa la sociedad, ¿qué pecado es apoyarnos en empresas concertadas que permitan curar a las personas?

Desde luego, a la política sanitaria de Cospedal se le podrán poner muchos «peros», pero si nos atenemos al asunto que aquí trato, el de las listas de espera, no se pueden replicar lo que son datos que el mismo gobierno regional ofrece.

El tiempo permitirá ampliar los servicios y las instalaciones sanitarias, sin duda, pero mientras tanto me parece un crimen que no podamos echar mano de recursos que están ahí y que pueden salvar vidas.

Miguel Llorens

Deja una respuesta