Los tiempos de quejarse por todo

Editoriales

Los farolillos lanzados el día de la llegada de los Reyes Magos a Caudete fue uno de los actos más vistosos de las pasadas Navidades en nuestro pueblo. Pero no todo el mundo se lo tomó igual de bien.

La Agrupación de los Reyes Magos de Caudete se esfuerza cada año por ofrecer a los niños algo original, distinto, que los sorprenda. Una tarea más complicada cada año que pasa, pero que van consiguiendo con ideas nuevas y con esfuerzo, que es como salen las cosas bien. O, al menos, se intenta que así sea.

Este año sorprendieron a todos con la llegada en globo de los Magos de Oriente. Los niños se quedaron con la boca abierta cuando el globo pasó cerca de ellos. Luego, se había preparado el lanzamiento de cientos de farolillos y, para ello, la Agrupación ya había avisado desde días antes de cómo tenía que hacerse correctamente, para evitar problemas de seguridad, y cuándo tenían que encenderse, cosa que muchos, por cierto, no tuvieron en cuenta. Aún así, el efecto fue espectacular.

También se había avisado previamente de que los farolillos estaban hechos de material biodegradable. Esto quiere decir que no tienen efectos perjudiciales para el medio ambiente, y que se van deshaciendo poco a poco sin causar daño al entorno. En cualquier caso, voluntarios de la Agrupación de los Reyes estaban preparados para realizar batidas de limpieza por las zonas de caída de los farolillos para causar el menor impacto visual posible.

Bueno, pues ni así se evitaron las críticas. Algunos se dedicaron a recoger farolillos y, en vez de ayudar en la limpieza echándolos a un contenedor, los colgaron por la calle Mayor, se supone que para expresar su malestar, ensuciando así las calles. Otros, se quejaron de que habían caído algunos en sus propiedades… ¿Tanto cuesta cogerlos y echarlos a la basura, o llamar a los voluntarios para que los recojan?

Precisamente, en algunos de estos lugares en los que han caído farolillos y se han quejado, existen cúmulos de basura realmente contaminante (plásticos, latas, etc.) que, curiosamente, no se denuncian. Ni se han retirado en años…

Somos una sociedad que cada día que pasa es más insolidaria. Hemos llegado al punto de que quejarse por lo que sea es una constante… Me contaban cómo un vecino quiso denunciar que lo hubiese despertado una banda de música un domingo a las 8 de la mañana… Pero, ¿habrá algo más agradable que despertarse a los sones de un pasodoble…? Y mirando la información de las próximas Fiestas de San Antón, he visto que el año pasado tuvo que salir el presidente de la Cofradía del santo a defenderse de las críticas por la procesión de los animales, a la que también se pone “peros”… Pues hombre, si tampoco va a ser correcto que los dueños de mascotas salgan a pasear con sus animales en un ambiente festivo, no sé dónde vamos a llegar… Son un par de ejemplos, pero estaréis conmigo en que no desperdiciamos una sola ocasión para quejarnos…

Todos tenemos derecho a la queja y a denunciar todo aquello que creamos conveniente, ¡qué duda cabe! Yo, en este caso, considero que la Agrupación de los Reyes Magos ha hecho las cosas bien, con la mejor de las intenciones, y desde aquí los felicito.

Caudete Digital

Comparte esta noticia:

-

Deja un comentario