Monedero, un corrupto más de Podemos

Editoriales

Podemos todavía no tiene responsabilidades de gobierno, pero ya está demostrando maneras. Está demostrando que la corrupción no es un mal "de los otros", sino que Podemos nace con esa fatídica semilla en su seno. Es muy fácil acusar a "la casta" de todo lo malo que sucede en el país, pero sería interesante saber si esos mismos que acusan, no han participado activamente en parte del desaguisado. Yo creo que sí, y a la vista de los hechos demostrados, así queda meridianamente claro.

El señor Monedero, confundador de Podemos, dejó de declarar varios cientos de miles de euros por "asesorar" a varias repúblicas sudamericanas. Ahora, el muchacho dice que ya lo ha arreglado… Obviamente, cuando lo han pillado y ha salido corriendo a pagar. Lo típico en los corruptos, que sólo cuando se ven perdidos echan mano de sus abogados para intentar salir airosos de la situación. Pero me pregunto qué se puede esperar de un dirigente político que antes de gobernar deja de pagar sus impuestos y, además, se permite criticar a los demás. Este chico, seguramente, si llega a gobernar algo, exigirá que se cumpla la ley, que se paguen los impuestos y que esos miles de inspectores de hacienda que quieren poner para acabar con el fraude fiscal cumplan bien con su trabajo. ¡Qué país!

Lo curioso es que sus incondicionales aprueban todo lo que hagan Iglesias y sus acólitos, olvidando por completo que lo que querían en un principio era justo lo contrario de lo que están haciendo: luchas de poder por encabezar las listas, poca o nula democracia interna (Iglesias dijo que o era él el jefe, o se iba…), corrupción, cambio de programa cada dos días,… ¿Realmente Podemos está en condiciones de gobernar?

Como siempre digo, todo lo que nace del descontento, nace condicionado. La prisa no es buena consejera, y en Podemos hay mucha prisa por aprovechar el descontento de la gente, un descontento que empieza a ceder ligeramente, lo que preocupa mucho en la formación. Un país que empieza a levantar cabeza no conviene de ninguna de las maneras a quienes quieren aprovecharse de la situación de angustia que todavía atenaza a muchas familias. Es ahora o nunca…

El panorama es sombrío. La supuesta solución al descontento parece ser que es la autodestrucción, y si nos empeñamos… lo será. Y será legítimo, porque así lo habrá querido el pueblo. Cuatro años son muchos años para un país, y a veces conviene pensar bien qué queremos realmente, y aunque uno no tenga nada que perder, siempre habría que pensar en los que sí pueden perder, y mucho. Tal vez los tengamos muy cerca de nosotros. Pero, aún así, si los españoles se deciden por Podemos, o bien para gobernar, o bien para formar parte de la oposición, no serán ni los franceses, ni los griegos, ni los alemanes quienes los pongan ahí, sino que seremos nosotros, y habrá que apechugar con ello.

Mientras tanto, Monedero sigue en Podemos, pese a las críticas de una parte importante de sus seguidores. Otra parte importante de Podemos, sin embargo, lo apoya. Dicen que es "una persecución"… ¡cuando él mismo ha reconocido la ocultación y ha "regularizado" su situación para evitar ir a los tribunales! Y claro, muchos me dirán ahora que el PP tiene a muchos corruptos, que el PSOE los tiene también, y CCOO, IU, UGT, etc. etc. Por supuesto, nadie lo duda, y mi crítica y mi repulsa es absoluta hacia ellos. Pero que quede claro que también los hay en Podemos, o Ganemos, o como quiera que se llamen según dónde o cuándo, porque cuando alguien como Monedero sale en los medios con esa chulería a criticar a los demás, me parece intolerable que sus propios seguidores puedan apoyarlo cuando se demuestran sus propias triquiñuelas, que no es otra cosa que intentar robar, aunque no le haya salido bien.

Pero no es sólo Monedero el que tiene por qué callar. El señor Errejón fue suspendido de empleo y sueldo tras su escándalo en la Universidad de Málaga. Y "Manos Limpias" acaba de poner una querella bastante extensa al propio Pablo Iglesias por cuestiones que van desde delitos contra los trabajadores, desobediencia, integración en organización criminal, asociación ilícita, apropiación indebida, administración desleal, tráfico de influencia, cohecho, corrupción entre particulares hasta un último ilícito contra la Hacienda Pública. Ya veremos qué dicen los tribunales finalmente, no seré yo quien lo juzgue de antemano, pero sí hay algunas cuestiones que están demostradas de antemano.

En definitiva, los propios seguidores de Podemos deberían rendir cuentas a sus dirigentes antes de subirlos a un pedestal. Ya sabemos que Iglesias no es partidario de los medios de comunicación privados, lo ha reiterado en muchas ocasiones, pero la información y la libertad de expresión deberían ser sagradas para alguien que aspira a representar a miles de españoles. Seguramente, lo que no le gusta al señor Iglesias es que se aireen ciertas cosas que no le interesan, como ocurría en la pasada dictadura española o en las que todavía prevalecen en esas repúblicas a las que "asesora" Monedero.

 

Deja una respuesta