Paco El Rubio, el influencer caudetano que arrasa en las redes

Editoriales

Que mi buen amigo Paco “El Rubio” es polifacético y multidisciplinar, ya lo sabíamos casi todo el pueblo. Pero le quedaba por explorar las procelosas aguas de convertirse en influencer deportivo, cosa que está consiguiendo con su serie de vídeos dedicados a sacar a todos los caudetanos a correr por el monte.

Paco es genial. Toca la batería, pinta, canta, es comentarista oficial del Caudetano, hace buenas paellas, gigantes si hace falta, ha sido político, restaura motos antiguas, y hace mil cosas más. También trabaja de psicólogo en Alcira. Pero desde hace unas semanas, ha pasado a la acción: se le ha metido entre ceja y ceja que sus paisanos hagan deporte. Para ello, Whatsapp hierve cada vez que saca a la luz un nuevo vídeo explicativo.

El lenguaje que utiliza no es demasiado técnico, pero se le entiende a la perfección. No utiliza términos como artritis reumatoide o atrofia muscular, sino que para eso está la palabra “aperreamiento” del cuerpo, algo que entiende todo el mundo. Si no haces deporte, el cuerpo se aperra. Más razón que un santo.

En cuanto al desarrollo nutricional que propone, no es demasiado ambicioso. Tú corre, y luego come lo que te dé la gana. Me da a mí en la nariz que este sistema no es demasiado ortodoxo, pero puede ser seguido con cierta facilidad por la mayoría. Cuidado los hipertensos o diabéticos, por ejemplo, porque Paco se refiere a que puedes comer lo que te dé la gana, pero que tu médico te haya aprobado previamente…

Paco graba sus vídeos en plena práctica deportiva, en un intento por dar ejemplo, pero quizás sería conveniente que parase para grabarse. Lo digo porque puede tropezar, se le puede caer el móvil o perder el ritmo respiratorio. Aún así, el mensaje es directo y contundente, y el formato tiene éxito.

La difusión de sus vídeos es importante. Yo estaba haciendo el Camino de Santiago y me llegaron por diferentes grupos, así que calculo que pocos se los han perdido.

Paco, sigue así. No sé si alguien te va a hacer caso, pero lo que cuenta es la intención. A mí, desde luego, me has convencido, y esta tarde saldré a correr un rato.

Para después, ya tengo una mona preparada.

Comparte esto:

Etiquetas:

Deja un comentario