Plaza del Carmen: más que un lavado de cara

Editoriales

La Plaza del Carmen va a sufrir cambios drásticos a partir del próximo año. De hecho, las obras para su reurbanización comienzan ya.

En toda su historia, la estructura fundamental de la plaza ha variado poco. Con el tiempo, se fue convirtiendo en el punto neurálgico de Caudete, y además de ser una zona clave en el tráfico rodado, también es lugar de celebración de multitud de actividades: Ruedos de Banderas, punto de paso de las procesiones, Bailes del Niño, la Alcachofa…

La reurbanización que se va a llevar a cabo va a cambiar sustancialmente algunos aspectos, principalmente para el tráfico de vehículos. Se puede decir que los peatones van a ser los protagonistas en la Plaza del Carmen, disminuyendo drásticamente la presencia de vehículos, tanto en marcha, como los aparcados, que prácticamente van a desaparecer.

Este punto, el de los aparcamientos, es el que más polémica levanta, aunque la verdad es que tampoco de una forma muy acusada, por lo que he podido observar.

Y es que la plaza no contará con ningún aparcamiento. Sólo habrá unos pocos, pero todos de «carga y descarga». Además, los vehículos sólo circularán desde la calle San Antonio Abad hacia la calle Mayor, ya que la calle del Mercado sólo será de uso vecinal y de servicios, o para emergencias, lo que, en la práctica, la convierte en peatonal.

Que la Plaza del Carmen sea casi peatonal por completo, supone disponer de un área, que conecta esta plaza con el Paseo Luis Golf, dedicado a las personas que transitan a pie, lo cual humaniza la zona centro de Caudete, y sin duda, le dará más vida.

Por otro lado, el tráfico se tendrá que repensar en esa zona, y los conductores tendremos que hacernos a la idea de que quizás demos algo más de vuelta para ir a ciertos sitios, y que los aparcamientos van a ser bastante más escasos. Es posible que hasta alguno se deje el coche en el garaje y se decida a dar algún paseo andando. Algo muy saludable, por cierto…

Cuando viajamos a una ciudad grande, dejar el coche a un cuarto de hora andando de donde vamos, es casi dejarlo en la puerta. Aquí parece que si no lo dejas exactamente frente al sitio, ya lo dejas en la otra punta del pueblo… Todo es cuestión de mentalizarse, porque en un cuarto de hora le damos la vuelta al pueblo andando.

La seguridad, sin duda, va a mejorar. Existe un problema con los pasos de cebra actuales, en especial el que está a las puertas de la iglesia del Carmen. Se supone que tras la remodelación, los peatones tendrán preferencia casi absoluta en toda la zona, y que los vehículos tendrán que ir a velocidad muy moderada, ya que incluso habrá pasos elevados para conseguir este objetivo.

Personalmente, me gusta el proyecto diseñado por Leticia Requena y Jaime Giner. Entre los otros proyectos que se presentaron al concurso de ideas he encontrado algunas cosas interesantes, pero el ganador viene a romper un poco los moldes, y dar un aspecto y una funcionalidad realmente distinta a esta plaza.

No habrá que esperar mucho para ver los resultados. El alcalde ya ha enviado a los vecinos las cartas avisando del inicio inminente de las obras. Posiblemente, a primeros del año que viene podremos ver si se cumplen las expectativas de una obra que me parece bastante acertada.

Miguel Llorens Tecles

Deja una respuesta