Presentación y Elección

Editoriales

Según parece, el acto de Presentación de Capitanías y Damas vuelve a separarse de la Elección de Reina. Y la Elección vuelve a su ubicación anterior: la plaza de toros.

Estando yo de concejal de Fiestas, propuse a la directiva de la Asociación de Comparsas cambiar el lugar de celebración de la Elección de Reina por un motivo meramente económico. La propuesta salió adelante de forma unánime, aunque ya quedó claro entonces que el cambio sería, muy probablemente, temporal. En 2013 el acto se celebró en la Sede Social de la Comparsa de Mirenos. Y parece que las circunstancias vuelven a permitir que el acto vuelva a la plaza, y volver a separar lo que en los últimos años era un solo acto: Presentación y Elección.

Desconozco cómo se gestionarán económicamente estos actos, pero mientras fueron cosas separadas, la Presentación corría a cargo de la Asociación de Comparsas, y la Elección era una gala municipal, a cargo del Ayuntamiento. Durante estos últimos años, los gastos del acto unificado, más reducidos, corrieron a cargo del Ayuntamiento. Si se opta por continuar con la misma fórmula, la Asociación de Comparsas saldrá perdiendo, económicamente hablando.

La plaza de toros es un lugar más espectacular para un acto de este tipo, y si la economía lo permite, aplaudo la idea de que se pueda volver a celebrar alli. Eso sí, la plaza precisa de algunas reformas y estar mejor acondicionada en cuanto a algunos servicios básicos. Entre ellos, y muy importante, dejar de depender de un grupo electrógeno a la hora de realizar un concierto o un espectáculo como la Elección. Parece ser que esto ya se ha solucionado, o está en vías de solución, ¡por fin!

No tengo claro si es tan buena idea separar la Presentación de la Elección. La primera arrastra a mucha menos gente, y la segunda es algo demasiado breve, que hay que aderezar en exceso con espectáculo para que llene. Lo que se pretende es volver a la vieja fórmula, aunque eso conlleve también doble gasto, especialmente, para las Damas. Pero como palos a gusto no duelen…

La Reina de Fiestas, hasta ahora, empezaba a “ejercer” en la misma Semana Cultural Festera, y la Revista de Fiestas podía salir a la calle antes, ya que no hacía falta esperar a mediados de julio para saber quién sería la Reina. Bueno, igual que se hacía hasta 2012, podrá realizarse a partir de ahora…

Al hilo de todo esto, no se sabe si hay ya candidata para ser Dama del Ayuntamiento. Algunos dicen que si no hubiese este año, sería un buen momento para plantearse la permanencia o no de esta figura. Por un lado, hay quien defiende que el Ayuntamiento no es una entidad festera, y que no tendría que tener Dama. Por otro lado, también están los que dicen que la Dama del Ayuntamiento representa a las mujeres del pueblo en general… Bueno, yo creo que esta última idea, sobre todo, es bastante arcaica. A cada mujer le basta y le sobra ella misma para representarse pero, a veces, hay que hacer malabarismos para hacer encajar las cosas.

Lo que es evidente es que la figura de las Damas ha ido cogiendo fuerza con los años. Pese a no ser cargos festeros, tal y como indica el Reglamento de la Asociación de Comparsas, hoy en día son parte indisoluble de las Capitanías. Incluso hay quien “hace la Fiesta” para que su hija pueda salir de Dama, porque las motivaciones de cada cual pueden ser de lo más variopintas.

Lo malo de hacer un artículo de Fiestas, es que uno ya no sabe si terminar con eso de “¡El día 7 tiros…!”, conforme están las cosas…

 

Comparte esto:

Etiquetas:

1 comentario en “Presentación y Elección

  1. Lo que yo creo es que esa figura ya se tenía que haber eliminado hace tiempo. Aquí no tiene sentido. Y, al contrario, no hay nada indisoluble. Mira que he estado años en el meollo de los tinglados que se montaban. Y estaban bien como espectáculo y entretenimiento de una noche de verano. Pero eso que he oído siempre de “… representar a la mujer caudetana y festera…” me suena a maquinaria oxidada y muy moña. Somos uno de los pueblos mas igualitarios en cuestiones de género dentro de las fiestas. Los cargos festeros han sido, son y serán los tradicionales y punto. Los floreros, para los centros de mesa.

Deja un comentario