Sánchez e Iglesias

Editoriales

Para este viaje no hacían falta alforjas. Ha hecho falta movilizar a todo el país en una nueva cita electoral para que Pedro Sánchez se diese cuenta de que tenía que pactar con su “socio preferente”.

Además, ha sido cuestión de minutos. Por eso, nos queda la duda de si todo ha sido un monumental paripé, pero lo que es cierto es que este gesto podían haberlo tenido hace muchos meses, y evitar todo lo que ha venido después: parálisis del país y repetición de elecciones.

Aún se tiene que consolidar este pacto, y que nadie piense que todo está cerrado. Pese a que todo indica que Sánchez será elegido presidente, y que Podemos formará parte del gobierno, a estas alturas hay que ser muy inocente para darlo por sentado. En la España actual, no. Yo, personalmente, lo creeré cuando lo vea, aunque estemos ante un 99,99% de posibilidades de que así sea.

Aún así, y dando por hecho lo previsible, el acuerdo entre Sánchez e Iglesias permite iniciar, por fin, la formación de un gobierno. Nuestro país no se podía permitir por más tiempo la situación actual, y es preciso empezar a gobernar y adoptar medidas urgentes que afectan al conjunto del Estado.

Otra cosa es qué futuro depara a este gobierno PSOE-Unidas Podemos. Es una incógnita, y lo mejor es ver qué ocurre, antes de criticar negativamente el acuerdo. Son muchas cosas las que separan a ambas formaciones, pero habrá que esperar, como mínimo, responsabilidad y lealtad institucional. A partir de ahí, veremos cuáles son las líneas maestras que se trazan de cara a los próximos cuatro años.

Es previsible que hayan quedado aparcadas cuestiones como la autodeterminación en Cataluña, y todo lo relacionado con esta cuestión, pues de otro modo veo difícil que Pedro Sánchez hubiese aceptado el pacto. Al parecer, la “agenda social” va a ser la prioridad en el futuro gobierno, si bien las dificultades económicas con las que se encuentren, tendrán un difícil encaje si se certifica la desaceleración que parece que empieza a afectar a las economías globales de nuevo.

En cualquier caso, no es mala noticia que el gobierno eche a andar de una vez. Y esperemos a comprobar si valió la pena el intento…

Caudete Digital

Comparte esta noticia:

-

Deja un comentario