Sobre los toques de campanas

Lectores

Artículo de Opinión de José Sánchez Amorós /


He hecho críticas a veces, en esta misma publicación, por el exceso de volteos de la campana Gorda de la iglesia de Caudete. En revancha, puedo decir que en el vídeo que he encontrado casualmente, valoro la buena disposición y el interés de este joven para hacer un repique.

Por lo que conozco y recuerdo desde mi infancia, este repique, más que para Misa Mayor, sería de Vísperas. Si ha introducido algunas modificaciones, el resultado final, aún así, es muy válido. Yo le otorgo una buena nota, y deseo que sea perseverante en este cometido, que no deja de constituir una forma de expresión de arte musical.

Sí, resulta muy interesante. El repique es llevado con bastante sosiego y es musical, como lo fueron antaño. Felicitación al aplicado campanero. El realizador del vídeo ha querido destacar que con el pie, el campanero ase la cuerda introduciéndolo en una lazada, para que repique la campana Gorda, de buen nombre Catalina, con lo cual intervienen cuatro campanas. A partir de tres, ya constituye lo que se denomina carillón.

Esta campana de la torre de Caudete tiene un sonido muy peculiar, y tal cantidad de armónicos resuenan a partir de la nota musical de la campana, que diferentes músicos prestigiosos, que han intentado captarla instrumento en mano (clarinete, trompeta), han titubeado a la hora de atribuir la nota musical a tan aéreo como indescifrable ejemplar sonoro de mitad del siglo XVIII.

Y en este campanario hay dos más que también son de esa época.

 

 

Comparte esta noticia:
- | |

3 respuestas a “Sobre los toques de campanas

  1. Desde esta tribuna que es Caudete Digital, deseo manifestar al Sr. Javier Ponce, que si en alguna ocasión se ha podido sentir molesto por mis manifestaciones respecto de los toques de campanas, ha sido producto de la añoranza de recuerdos que se tienen de infancia, en que las campanas locales para mí eran una atracción irresistible. Cuando tenía ocasión de escuchar las de otras poblaciones, por norma me parecían legones*.
    *Término despectivo que se empleaba en Caudete para campanas detestables.

  2. Fe de erratas:
    Las fechas de 1839 y 1842 serían 1739 y 1742 (siglo XVIII). Si alguien las puede leer en las campanas sería de agradecer que lo aclare más exactamente.

  3. Buenos días,
    La campana de singular sonoridad, que posee innumerables armónicos,
    es la Rosario, popularmente Collejera, que siempre ha volteado en la Cuaresma, tiempo de esa planta alimenticia denominada colleja (nada que ver con la acepción infame que a veces se oyé de soltar una «colleja» a algún individuo). Juntamente con la campana Jesús o del Sermón y con la Dolores o de los Enterricos, componen un grupo fundamental que es más respetable por su antigüedad.
    La del Sermón, si mal no recuerdo, es de 1839, que se fue a Alemania para una cura «antioxidante» y es del Ayuntamiento, aunque al poseer domicilio en la torre pasa a ser pertenencia de la Iglesia. Las otras dos citadas de 1842, se deben a una donación del capellán Don Cristóbal Antonio Marín, sin calle dedicada en Caudete. También están la pequeña campana Miguel, Micaela o de Alzar a Dios, ¿del año 1910? y la reciente Catalina (La Gorda), que a mi parecer es disonante y áspera para el conjunto, agresiva a un oído musical sensible si se voltea en exceso. Es mi opinión particular. Exponer lo que piensa no tendría que ser de ser considerado como desprecio, otros pueden opinar totalmente al contrario y tendrán sus razones. Un acuerdo sumiso en todo nos convertiría en robots, autómatas, alienados, a lo que cada vez estamos más expuestos por le deriva de la sociedad hacia no se sabe.
    Este mundo absurdo que no sabe a dónde va, como cantaba el compositor Luis Eduardo Aute…

Deja una respuesta

casinos online españoles