Turistas de Valdelcubo en Caudete, subvencionados por el Gobierno de Castilla-La Mancha

Lectores

Opinión del Lector – José Sánchez Amorós /


Un fin de semana pasado, aprovechando las facilidades concedidas por el Gobierno Regional y Autónomo de Castilla-La Mancha, se presentó en Caudete un semibús con 22 viajeros y viajeras procedentes de Valdelcubo (Guadalajara), distante de aquí 500 km., osea, como Caldetes, de nombre usual, oficialmente Caldes d’Estrac, más allá de Barcelona, en la Comunidad Autónoma y Semiseparatista de Cataluña (porque allí los y las hay que son partidarios y partidarias de la independencia, y los hay y las hay que no lo son ni por asomo. Sus gobernantes y gobernantas sí, porque les va bien el negocio. La Colau, alcaldesa de Barcelona, no se sabe si es independentista, nada entre dos aguas, pero yo creo que sí que lo es).

A los y las de Valdelcubo se les propuso un viaje cultural. Comenzaron por el Barrio de San Francisco, donde pudieron ver el desastroso aspecto de las casas, de las cuales no ha quedado nada del uniforme y cuidado estilo francés que tenían hasta los años 60 del pasado siglo. Una recreación del que es propio de las regiones del Norte de Francia, de donde era la primera esposa de Don Francisco Albalat, Madame Hélène de Saint-Aymour, baronesa de Caix, que nunca estuvo en esta villa, pero otorgó carta blanca a su esposo para que hiciera todo lo que redundase en beneficio y belleza de este pueblo. A la muerte de Don Francisco Albalat, bienhechor de esta villa, a quien se ha deshonrado con una callecita muy cortita de las Casicas Nuevas y con una grotesca silueta de hierro enrobinado enfrente del barrio que él decidió construir, todo se fue al carajo.

De allí, nuestros visitantes pasaron en dirección al Nacimiento, al pie del que fue Cabecico del Rosario. Por fortuna, no pudieron llegar. Mejor, porque se hubieran encontrado con un vertedero y muchas toneladas de runa.

Echaron un vistazo hacia la Sierra de Santa Bárbara, actualmente factoría eólica mafiosa, así como a las canteras, que han eliminado el Cabecico del Rosario y que ascienden a una velocidad imparable hacia el Collado y el Cinchado. Estos humildes viajeros tornaron cabizbajos al semibús y salieron en dirección a Los Tres Puentes, donde se les comenzó a explicar, gracias a un eminente cicerone, que allí en Pascuas se iba a comer la mona porque era un lugar grato para el esparcimiento campestre. Se quedaron de piedra cuando se les explicó que la mona era un pan dormido de sabor dulce y que se acompañaba de los huevos, de salchichón, de una naranja, etc. Esto derivaría más tarde en comilonas de paellas y gazpachos, y finalmente en un desmadre por coger el mejor sitio, yéndose la marabunta a un paraje más amplio denominado La Toconera, por el que nuestros visitantes no sintieron el mínimo interés visto el aspecto impresentable de Los Tres Puentes, obras titanescas de la autovía incluidas.

Llegó la hora de comer y fueron dirigidos y dirigidas al restaurante El Coto, en el que se dieron de bruces con sus puertas, más cerradas que las de un castillo. Venían con una información turística desfasadísima. Un buen hombre, ya anciano, traía un folleto de los años 70.

Se quedaron sin comer. Pensando que podían ir a Yecla, se les advirtió que se exponían a una sanción extremadamente onerosa por salirse de la Comunidad Autónoma, con lo cual se produjo una agria discusión y dijeron que no hubieran hecho 500 kilómetros para esto, y ahora otros tantos de vuelta.

Juraron y perjuraron que no volverían a pisar este pueblo, que esto era una ignominia y que lo que vieron no les gustó absolutamente nada, por lo que exigieron retornar a Valdelcubo cuanto antes mejor.

La salida fue una odisea. No hay señales informativas sobre cómo salir en dirección a Albacete, ni a Madrid, ni a Valencia, ni a ningún sitio. Al llegar a las proximidades del Cruce, vieron el letrero que indica Comunidad Autónoma Valenciana, pero reconociendo que habían entrado por allí, osadamente se saltaron la frontera y tomaron la dirección equivocada. El último lugar en que se avistó el semibús fue en las cercanías de Aspe…

El cicerone se había bajado sin escrúpulos a la salida del recinto urbano, y estas son las horas en que no se sabe nada de la comitiva turística.

Esta noticia no se ha considerado de interés por los medios de bombardeo informativo de Telecinco sobre la Señora Pantoja, a la que presentan como la maldad personificada (y aquí pido a las y los feministas que la defiendan para que no la sigan linchando, que algo bueno habrá hecho esta mujer), a la que el infame de su hijo acabará matando por el dinero, el capote de papá y la cabeza embalsamá de un toro. O si no, Televisión Española, 24 horas con el virus, no habla de otra cosa desde hace 16 meses, y nos volverá a todos y todas cretinos y cretinas si sigue así hasta la cuadragésimosexta ola de virus, o más. Ya anuncian la cuarta… y «oficialmente».

Acompaño una pequeña información sobre Valdelcubo tomada de la insigne Wikipedia.

Información sobre Valdelcubo

Un saludo cordial para sus habitantes, y otros y otras que vinieron con ellos y ellas.

Nota: he empleado el lenguaje políticamente correcto femenino y masculino. Es un tostón, pero conveniente, por la desigualdad. No sé que significa «inclusivo», lo siento.

José Sánchez Amorós, desde Caldetes (Caldes d’Estrac)

Comparte esta noticia:
- | |

1 respuestas a “Turistas de Valdelcubo en Caudete, subvencionados por el Gobierno de Castilla-La Mancha

  1. José, la culpa la tiene no informarse donde va uno. Si hubieran llamado con antelacion al ayuntamiento seguro que no se habian arrepentido de su visita. En Turismo les habrian preparado una ruta por las iglesias de Caudete, por el centro de interpretacion del patrimonio, castillo, museo rafael requena, convento san jose… No es que Caudete se a lo mejor de lo mejor, pero hay cosas muy interesantes. Ir a los 3 puentes o al cabecico el rosario es que simplemente no tiene sentido en una visita turistica a Caudete.

Deja una respuesta

casinos online españoles