maria martinez vox caudete digital

Vox Caudete recuerda la última gestión socialista en materia de administración económica "Invitamos a los caudetanos a no permitir los mismos errores en dicha materia", indican desde Vox Caudete

Política

Comunicado de Vox Caudete /


Mi nombre es María Martínez García. Soy Técnico Superior de Administración y Finanzas desde el año 2005, Personal Sanitario colegiado, y actualmente me dedico a la docencia de la Formación Profesional para el Empleo.

Hace cuatro años, alguno de ustedes me recordará por ir en un partido político de centro. Hoy me presento por el equipo de Vox Caudete, gracias a la propuesta de José Miguel Mollá como candidato y al grupo de trabajo de Vox que, a diferencia de entonces, ahora sí va a tener candidatura para el Ayuntamiento de nuestro pueblo.

Voy a decir lo que piensan muchos caudetanos y españoles desde sus casas, lo que se habla en muchos grupos de amigos y conocidos, y en muchas familias que sobreviven al ataque constante de varías formaciones políticas, todas de ideología izquierdista.

Personalmente, me gusta la moderación y el respeto, pero en los últimos años estos términos y formas se han perdido, y aunque nos tachan de fachas o ultras a los que estamos en VOX, ya hay muchas personas que se están dando cuenta de que esto no es así.

Es todo lo contrario. Los acontecimientos actuales nos están dando la razón, pues vamos camino de un sistema socialcomunista peligroso, y cada vez retrocedemos más. Primero en democracia, segundo en derechos, tercero en bienestar y cuarto en economía. 

Administrar es gobernar la economía de una persona o entidad. Es decir, planificar, dirigir y controlar sus recursos y procesos para obtener el mejor resultado posible.

Por lo que el administrador de una empresa es responsable de sus deudas generadas, y debe responder por las mismas siempre y cuando haya una sentencia favorable que reconozca el derecho al cobro de las mismas. Con esto podemos inferir que el mal administrador es aquel que hace exactamente todo lo opuesto a lo descrito.

Cuando el dinero es público, y es un cargo público quien lo malgestiona, o roba directamente, parece que la cosa cambia y la responsabilidad no es de nadie. El dinero nunca vuelve a las arcas públicas.

En Caudete parece que se olvidan las cosas cuando se trata de lo público, es decir, cuando el dinero es de todos. Un buen ejemplo de lo que digo es lo siguiente… Voy a retroceder unos años.

En el transcurso del Pleno celebrado el día 15 de mayo, en el que se trataba de dar cuenta de la liquidación de los presupuestos de 2008, el concejal responsable de esta materia en el Ayuntamiento de Caudete, el socialista José Antonio Montesinos, evitó dar lectura al informe de Intervención Municipal en el que se informaba sobre el déficit generado en los Presupuestos de 2008, que superó con creces el máximo permitido por la Comisión Nacional de Administración Local.

Una deuda que ascendía a una cantidad de 600 euros de endeudamiento por cada caudetano de 0 a 100 años. Es decir, si el censo marcaba 10.157 personas de población en Caudete, pues ahora multipliquen y saquen cuentas.

En aquel entonces no sólo gobernaba el partido socialista en Caudete, si no que a nivel nacional Zapatero nos llevó a vivir una crisis que muchos aún la siguen arrastrando hoy en día.

Ni el alcalde socialista Sánchez Mira, ni su concejal de Hacienda, estaban tomando medidas para rebajar una deuda que ya era excesiva y peligrosa para el futuro de Caudete y de los caudetanos. A muchos se les fue el futuro con mucha menos deuda que la que ellos habían provocado por aquel entonces.

José Miguel Mollá denunció entonces en el Pleno que ni el alcalde socialista, entonces Vicente Sánchez Mira, ni su concejal de Hacienda, estaban aplicando medidas correctoras para rebajar la deuda municipal a medio o corto plazo.

El 11 de junio del 2011, tres años después, la situación económica encontrada en el Ayuntamiento de Caudete sobre su endeudamiento total seguía siendo de 9.057.288,86 euros. Lo peor era la cantidad de proveedores y empresas que seguían sin cobrar.

El ayuntamiento de Caudete llevaba más de dos años de retraso en sus pagos, pero daba igual. Sus bolsillos no peligraban. Paralizaron licencias durante mucho tiempo, pero ellos «sí» seguían construyendo. Eso fue la ruina de personas que no pudieron aguantar la situación en Caudete y perdieron sus empresas.

El déficit de la piscina cubierta por temporada era 105.000 euros. Las instalaciones deportivas perdían 32.000 euros, la Casa de la Cultura 65.000 euros… Todo esto sin contar la deuda de Geursa, y otras que aparecieron a posteriori, y que sumaban la friolera de otros dos millones y medio de euros.

Se necesitaban en el Ayuntamiento de tu pueblo mensualmente más de 500.000 euros para poder abrir sus puertas cada día y prestar todos los servicios que tenían comprometidos, como la recogida de basuras, limpieza de calles, depuración de aguas, el suministro eléctrico, etc. Solamente para los intereses de la deuda se necesitaban cada día que salía el sol 4.701 euros.

El partido Socialista generaba en los presupuestos ingresos ficticios que superaban los 2.000.000 de euros para poder cuadrar los gastos con los ingresos.

Y yo me pregunto, ¿seguimos mirando atrás? o ¿miramos al futuro? Al partido socialista le gusta mucho mirar atrás, sobre todo cuando llegan elecciones. Gastar dinero en abundancia y decir que todo va bien. Remover el pasado, que lo único que hace es daño y generar crispación social y sufrimiento para las familias.

Hoy en día, en el presente, a nivel nacional, estamos viviendo lo que es un gobierno Socialista, mejor dicho, Social Comunista, que nos ha llevado de nuevo a la ruina. Parece que es lo que mejor se les da: arruinar a la gente trabajadora, a las empresas, a los autónomos…

En lo regional, despilfarros y errores garrafales: trenes que no caben por los túneles, camillas que no entran, podría seguir nombrando mucho más…. ¿y en lo local?

¿Qué quiere Caudete? En lo local…

Yo, y muchos como yo, no queremos volver a un gobierno socialista que nos arruina, pues eso sería retroceder. El candidato a la alcaldía, Julen Sánchez, siendo delegado actual de Fomento, dice que va a hacer de Caudete, junto con su equipo, un pueblo puntero y de referencia.

Pues empieza por aclarar que Castilla La Mancha no termina en Almansa, termina en Caudete… Esa es la referencia que tendríamos que tomar para traer empresas a nuestro pueblo.

A Antonio Sánchez, como diputado regional, le hemos escuchado en multitud de ocasiones alabar las bondades del Gobierno de su jefe Emiliano García Page, el mismo que ha dejado a Caudete sin trasvase del Júcar- Vinalopó y, consecuentemente, sin agua para regar nuestros campos y para la industria que se quiera instalar en nuestro pueblo. ¿De verdad queréis que gobiernen estas personas otra vez? 

¿Acaso no está gobernando el PSOE, su partido, en Castilla la Mancha y a nivel nacional? Lo teníais muy fácil para defender los intereses del pueblo. ¿Por qué habéis de hacerlo ahora? La gente ya no os cree.

Caudete se merece un ayuntamiento fuerte, renovado, con gente joven y preparada, e igualmente se necesita del apoyo de personas que saben bien lo que es trabajar duro, con experiencia y con garantía de que su gestión dio frutos cuando la ejercieron. Eso es aprender del pasado y mirar hacia el futuro.

Ahora ya saben todos porque estoy en el equipo de Mollá por Vox Caudete, y te decimos que todo el equipo cuida lo tuyo, cuida tu pueblo. Que el cambio es necesario, con sentido y con Vox.