Ya hace un año…

Editoriales

… que la buena suerte llegó a Caudete. El 22 de diciembre del pasado año, media hora después del comienzo del Sorteo de la Lotería de Navidad, Nerea y Alonso cantaban el 21.015, y alrededor de 14 millones de euros se repartían en nuestro pueblo.

Ha pasado un año, y muchos caudetanos aún recordarán con emoción aquel día, grabado en nuestra memoria colectiva, y esta vez… ¡para bien!

La cantidad de dinero que llegó hasta Caudete fue muy importante. Una de las señales más rápidas y evidentes fue muy típica en estas situaciones: la aparición en nuestras calles de bastantes coches nuevos. Aparte de esto, poco más cambió, aparentemente, en nuestra Villa, y es que hoy en día no llamar la atención con el dinero es casi una obligación. Al menos, es muy aconsejable, si no queremos ser la diana de muchos interesados en que invirtamos nuestro recién llegado dinero en sus maravillosos productos, servicios o negocios.

El año pasado, cada castellano-manchego gastó una media de 71,72 euros en comprar décimos para el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. En la provincia de Albacete nos quedamos un poco más cortos, y gastamos 68,23 euros por habitante de media, hasta los 26,6 millones de euros. Aún así, nuestra provincia, con Almansa a la cabeza, con más de 200 millones de euros, fue la más afortunada. Para este año, la previsión indica que gastaremos alrededor de un euro más de media.

Con todo, para muchos caudetanos la lotería de Navidad se convierte en poco menos que una pesadilla por estas fechas. Ya sabemos que Caudete cuenta con muchas asociaciones, Comparsas, clubes… Y claro, la lotería es un buen método para sacar un poco de dinero extra. El problema está en que, al final, en vez de ingresos, muchos cambian de billetes como si de cromos se tratara, puesto que si yo te quiero vender uno, y el otro también vende de otra asociación, ¿qué hacemos, sino intercambiarlos? Más de uno llega a su casa con más lotería de la que pretendía vender.

Es posible que alguien haya podido, por fin, comprobar si el dinero da o no la felicidad. También es posible que muchos ni se lo hayan planteado, pero no cabe duda de que una inyección de euros en nuestra cuenta bancaria no puede venir nunca mal. Del buen uso, o no, que hagamos de esos euros, ya es harina de otro costal, pero tampoco conviene demonizar el dinero de forma ligera, puesto que en la sociedad en la que vivimos, nos condiciona de forma drástica. Queramos o no reconocerlo… es así.

A quienes no nos tocó el año pasado (ni el anterior, ni el otro, ni…), seguiremos probando suerte, aunque sea con un décimo, o dos, que es lo máximo que suelo comprar yo. Reconozco que eso es jugar poco, pero, al fin y al cabo, si ha de tocar, con un billete es más que suficiente.

Y recordad que, aunque tocó el año pasado, quién sabe si la Suerte se ha quedado rondando por aquí…

Caudete Digital

Comparte esta noticia:

-

Deja una respuesta