El cambio climático ya afecta a nuestra región

Editoriales

El cambio climático es un hecho, y cada día su impacto es más significativo en nuestro planeta. No hace falta ver el telediario para darse cuenta de que nosotros mismos, en nuestro pueblo, podemos encontrar evidencias de ese cambio.

El pasado día 26 de octubre se celebró en Caudete la I Jornada de la Huella de Carbono. Aunque fue una jornada de carácter técnico, acudió numeroso público, junto a alcaldes y concejales de la comarca. Sinceramente, la asistencia superó con creces la que yo esperaba en un evento de este tipo.

La verdad es que fue una jornada tremendamente interesante, en la que pudimos conocer datos reales y actualizados sobre el impacto del cambio climático, tanto a nivel mundial, como a nivel de Castilla La Mancha. Se dieron a conocer los datos de emisiones de gases GEI (Gases de Efecto Invernadero) que se producen en nuestra comunidad autónoma, o los efectos tangibles sobre el clima.

Se da la circunstancia de que Castilla La Mancha está reduciendo sus emisiones desde los años del inicio de la crisis económica, algo lógico si tenemos en cuenta que el sector industrial se vio fuertemente afectado. Aún así, la sociedad civil, con el transporte y la edificación, tiene una responsabilidad de primer orden en cuanto a las emisiones GEI, puesto que estos valores suponen el 60% del total. Y aunque es cómodo descargar la responsabilidad en las grandes industrias, tenemos que tener muy claro que cada uno de nosotros, con nuestra forma de actuar cada día, ponemos nuestro granito de arena en la contaminación del planeta.

El impacto en el clima de Castilla La Mancha es evidente. La temperatura media ha subido en la región desde 1981 en 1,4º C, y el verano se alarga unos siete días cada década. La previsión indica que los veranos serán no sólo más largos, sino más cálidos y más secos. Esto no quita que haya veranos lluviosos o cortos, pero serán episodios aislados, ya que estamos hablando de la media. Los inviernos serán menos fríos, y los episodios meteorológicos extremos serán más frecuentes.

Estos fenómenos extremos ocurren cada vez con mayor frecuencia. Y es que no es normal que un huracán tropical llegue a la península ibérica, pero en los últimos 13 años han llegado varios: “Vince”, “Delta”, “Gordon”, “Ophelia”, “Leslie”… Llegan debilitados, sí, pero cada vez menos debilitados… Ya hemos podido observar que los daños causados en Portugal por “Leslie” han sido importantes.

Los especialistas siempre han tenido claro que un sistema de este tipo no podría llegar a nuestro país con fuerza suficiente como para tener categoría de huracán. Sin embargo, los parámetros van cambiando, de modo que un leve aumento de la temperatura puede provocar cambios significativos, como inundaciones, huracanes y otros fenómenos extremos, en lugares donde no son habituales.

También podemos ver cómo nuestro país sufre cada vez más episodios de lluvia intensa, con registros que muchas veces alcanzan records. Sin ir más lejos, estos días está nevando con intensidad en todo el norte peninsular, y aún es octubre… Evidentemente, estos fenómenos, por sí solos, no representarían evidencias de cambio alguno, puesto que el hecho de que nieve en octubre no es nuevo, como tampoco lo es una lluvia torrencial, por cuantiosa que sea. Pero las estadísticas meteorológicas empiezan a mostrar tendencias cada vez más claras de que estamos en un proceso de cambio climático en el que predominan estos episodios, y otros futuros nada halagüeños.

Otra cosa es determinar la relación entre la acción del hombre y este cambio climático. El clima ha variado siempre en la Tierra por efectos naturales: por el efecto de gran actividad volcánica, por ejemplo, u otros elementos naturales. Periodos de glaciaciones, seguidos por el aumento de la temperatura media, periodos de sequía extrema en zonas del planeta… Pero, en mi opinión, la acción del hombre influye de forma muy determinante en el clima, al alterar el sistema de efecto invernadero natural, gracias al cual existe la vida en la Tierra. El aumento de los gases GEI incrementa este efecto, y la consecuencia es el aumento de la temperatura media del planeta de forma inducida por el hombre, lo que altera los mecanismos naturales del planeta.

Pero el mundo “civilizado” no parece sentirse aludido. Especialmente, los países que más contaminan, como Estados Unidos o China. Para ellos, lo primero es la economía. Su economía… Y hay que tener presente que la inercia de los efectos de los gases que se emiten actualmente tienen vigencia durante décadas, por lo que si mañana todo el planeta dejase de lanzar gases GEI a la atmósfera, el efecto empezaría a notarse dentro de… ¡¡150 años!!

Por lo tanto, la pregunta es, ¿tiene remedio el cambio climático provocado por el hombre?

Comparte esta noticia:

- |

Deja una respuesta